Huelga general en Colombia

El 18 de mayo Colombia se paralizó. Ni el represivo gobierno de Álvaro Uribe, ni el amedrentamiento militar, ni los paramilitares, han podido acabar con las ansias de lucha de la clase obrera colombiana. 60.000 manifestantes marcharon a Bogotá y 15.000 a Cartagena. Hubo también una marcha a la ciudad petrolera de Barrancabermeja (a donde fueron a solidarizarse decenas de sindicalistas venezolanos) y manifestaciones en Cali, Popayán y Bucaramanga. En Cartagena la manifestación fue reprimida y en Pasto los manifestantes resistieron a la policía. Mientras, la Universidad Nacional en Bogotá fue tomada con tanquetas de la policía militarizada, convirtiéndose en campo de batalla. Los tres sindicatos convocantes exigen la no reelección de Uribe; la no firma del TLC (Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos), que significa abrir totalmente la economía a las transnacionales USA), y la solidaridad con la lucha de Ecopetrol, la Empresa Colombiana de Petróleos.
El país andino vive momentos de lucha. Los sectores judicial, sanitario y docente están en conflicto. Pero la movilización más importante es la de los petroleros. Llevan aproximadamente un mes de huelga, en contra de la privatización de esta empresa, emblema de la industria del país, y en contra del despido de 250 trabajadores. Ni la ilegalización de la huelga, ni la toma militar de la refinería de Barrancabermeja, ni el despido de 50 huelguistas, han parado la lucha. Al contrario, el apoyo social a la huelga es enorme, hasta el obispo de Barrancabermeja y la Asociación de Directivos, Profesionales y Técnicos se han posicionado a favor.
No sólo se dirime el futuro de la economía colombiana, que está siendo desmantelada por Uribe en beneficio de la oligarquía local y las transnacionales. El imperialismo intenta utilizar Colombia como plataforma para el derrocamiento de la revolución venezolana, como hemos visto en el reciente caso de la infiltración terrorista de paramilitares colombianos. Sólo los trabajadores tienen la fuerza suficiente, liderando a otros sectores explotados, de segarles la hierba bajo sus pies, derrotando al reaccionario gobierno de Uribe con nuestra arma más poderosa, la lucha de clases.


Francia: Movilizaciones contra las privatizaciones de la electricidad y el gas

Desde hace varias semanas los trabajadores de Electricité de France (EDF) y Gas de France (GDF) están realizando protestas contra los intentos del gobierno de privatizar las dos empresas públicas y liberalizar el sector energético. Desde el anuncio de este plan los trabajadores están llevando a cabo medidas de presión, como el corte del suministro de la energía eléctrica en distintas zonas estratégicas del país o la ocupación de los edificios oficiales. Por ejemplo, el pasado 16 de junio cortaron durante quince minutos la electricidad de los Campos Elíseos y la Torre Eiffel, y durante una hora en los principales edificios públicos de la ciudad. Al día siguiente ocuparon sus centros de trabajo y redujeron las tarifas eléctricas a las familias más pobres del país. El día 18 cortaron la luz a las 45 familias más ricas de Burdeos, entre ellas el alcalde de la ciudad, Alain Juppé. Ocuparon la central eléctrica de Saint-Queen que produce el 20% de la luz de París. El 21 de junio comenzaron a reenganchar la luz a 250.000 familias que habían sufrido cortes de electricidad por problemas de impagos, etc. El 27 cortaron todo el suministro eléctrico con el Estado español y el 28 de junio paralizaron todo el tráfico ferroviario de París. Las movilizaciones continuarán hasta el próximo 14 de julio.

En la actualidad el 37% del mercado eléctrico está liberalizado permitiendo que las 3.100 empresas más grandes del país puedan elegir qué empresa suministra su electricidad, con la nueva medida que teóricamente entraría en vigor el 1 de julio, todas las empresas y más de 3 millones de usuarios podrían hacer lo mismo. La experiencia demuestra que la liberalización del sector eléctrico sólo supone peor servicio, subida de las tarifas eléctricas y más despidos.


Noruega: seis días de huelga de los trabajadores del petróleo

Los trabajadores del sector petrolero en Noruega iniciaron una huelga general el pasado 18 de junio, que finalmente extendieron otros seis días y que amenazó con paralizar la producción de petróleo. Noruega es el tercer exportador mundial de petróleo, que genera el 20% del PIB del país. La huelga provocó la subida del barril del petróleo procedente del Mar del Norte agravando aún más la situación económica mundial.

El paro está convocado por el principal sindicato del país, el OFS. Los 2.450 trabajadores de este sector reivindican la mejora del plan de pensiones, más derechos laborales y el fin de los contratos temporales. La patronal, histérica porque la huelga cuesta a los productores de petróleo más de 14,5 millones de dólares al día, ha pedido que el gobierno interceda e imponga una ley de emergencia para acabar con la huelga, algo que ha hecho el gobierno ante la amenaza del cierre patronal lanzada por los empresarios. Finalmente el viernes 25 de junio el gobierno ordenó el fin de la huelga, ahora está por ver si los trabajadores aceptan este ultimátum.

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos