México: ¡Ocho compañeros asesinados por la brutal represión del gobierno!

La brutal actuación del gobierno el pasado domingo en Nochixtlan, Oaxaca, ha dejado un saldo de ocho compañeros muertos y cientos de heridos. Los disparos a quemarropa, el bombardeo con gases lacrimógenos y el uso de helicópteros para dispersar la solidaridad con la CNTE, no cumplieron su objetivo. Después de horas de refriega, la policía tuvo que retirarse dejando tras de sí las mismas barricadas que pretendían desmontar de la carretera.

En los días previos, ya habían encarcelado a los dirigentes de la sección 22 de Oaxaca, Rubén Núñez y Francisco Villalobos; posteriormente al ex secretario general de la sección 18 de Michoacán, Juan José Ortega Madrigal. Con el aumento de la represión también ha crecido la autoridad política del magisterio ante todos los trabajadores y jóvenes del país. Contrario a lo que pretendía la derecha el potencial de lucha de la CNTE se ha multiplicado. Con una política de frente único de toda la izquierda se puede detener la represión y derrotar los ataques del gobierno. ¡Es la hora de actuar! ¡Todos a movilizarnos junto con el magisterio!

Contrarreforma educativa

La contrarreforma educativa de 2012-2013 ha arrojado como saldo una enérgica reacción del magisterio democrático, por momentos poniendo en jaque al régimen. Desde entonces Peña Nieto ha tenido pocos momentos para respirar tranquilo dada la determinación de la CNTE para no dar su brazo a torcer.

Dicha contrarreforma no es otra cosa más que una contrarreforma laboral y un paso más para el desmantelamiento de la educación pública en beneficio del empresariado, pues además de profundizar el deterioro de la educación pública, lesiona profundamente los derechos de los maestros, mismos que desde hace años perciben salarios muy pobres además de trabajar en condiciones precarias. La aplicación de la contrarreforma educativa implicaría poner a más de un millón de profesores de enseñanza básica en una situación de indefensión total, pues el libre despido sin derecho a réplica sería la norma; además, otro objetivo de Peña es la desorganización política del ala democrática del magisterio a través del despido masivo.

El maestro luchando, también está enseñando

Desde el 15 de mayo pasado la CNTE llamó al estallido de un paro nacional indefinido contra la Reforma Educativa. Este únicamente ha podido sostenerse en Chiapas y Oaxaca; en Guerrero y Michoacán la agitación ha sido fuerte pero no al mismo nivel. En otros estados donde la CNTE no tiene tradicionalmente mucha influencia la agitación también se ha producido aunque de manera muy heterogénea: Tabasco, Yucatán, Chihuahua, Sonora, Tlaxcala, Hidalgo, EdoMex, Morelos, Puebla, Zacatecas, Jalisco, Nuevo León, entre otras. Esta situación de desigualdad en la participación es la que animaba al gobierno a intentar aislar y derrotar mediante una dura represión a la vanguardia del movimiento. No obstante la resistencia de los profesores de Chiapas y Oaxaca está siendo clave para que el movimiento se extienda incluso más allá del magisterio.

Las escenas donde se establecieron verdaderos Estados de sitio y operativos militares en el sur del país; el asesinato, encarcelamiento y el linchamiento permanente de los medios de comunicación contra los maestros; la arrogancia del secretario de Educación que ha declarado el despido de 4 mil 300 docentes, ha producido un sentimiento de unidad de todos los sectores de izquierda a favor de la CNTE.

Para derrotar al gobierno, la movilización unificada

El sentimiento de solidaridad con la CNTE entre la base de las organizaciones de izquierda ha tenido efectos muy relevantes, provocado que dirigentes que se habían mantenido al margen de la movilización por fin se manifestaran contra la Reforma Educativa y contra la represión. El pasado 12 de junio, en un mitin público en la Ciudad de México, López Obrador convocó a una manifestación en solidaridad con la CNTE para el próximo domingo 26. Posteriormente, el 14 de junio, se movilizó el Frente Amplio Social Unitario (FASU) y la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), cuyos gremios más importantes son el de telefonistas y el de trabajadores de la UNAM, reclamando el alto a la represión. En Chiapas, también el EZLN ha participado en las movilizaciones magisteriales y su dirección ha hecho llamados claros para sumarse a la defensa de la CNTE.

No cabe duda que todas estas fuerzas, aun cuando tienen diferencias ideológicas y programáticas, representan un bloque que podría arrodillar al régimen si es que establecieran un objetivo y una táctica común de lucha. Si en lugar de que las movilizaciones que convocan estas organizaciones fueran impulsadas por separado, fueran convocadas de forma unitaria, para golpear todos juntos el mismo día y a la misma hora en defensa de la CNTE, por la liberación de los presos políticos y contra la Reforma Educativa, su efecto sería profundo.

No es casualidad el rabiosos y desesperado cuestionamiento de Nuño contra Obrador sobre porqué se vincula con “delincuentes”. No es casualidad la detención de más de 20 activistas estudiantiles en la Ciudad de México en un pequeño mitin a favor de la CNTE. El gobierno intenta por todos los medios romper la unidad del movimiento de izquierda, porque de producirse la lucha daría un salto cualitativo que pondría las cosas muy complicadas para el gobierno. La división únicamente favorece los intereses del gobierno.

De hecho, ahí donde el movimiento ha alcanzado mayor fuerza y dinamismo es donde el magisterio ha podido concretar acciones unitarias con otras organizaciones y sectores en lucha; en Chiapas por ejemplo, han participado en las movilizaciones además del EZLN, diferentes organizaciones campesinas, estudiantes, padres de familia, trabajadores no sindicalizados. Esta unidad contra la Reforma Educativa, no implica que todos estos sectores compartan absolutamente todas sus posiciones políticas, sino que todas coinciden en un punto en concreto. Esto le ha dado una fuerza poderosísima al movimiento.

Es necesario que toda la izquierda fortalezca su actividad, organizando brigadas informativas y comités de solidaridad con el magisterio. Los dirigentes de Morena, el EZLN y los sindicatos deben materializar contundentemente su actividad en defensa de la CNTE. Es necesario establecer un frente único de todas las organizaciones de izquierda, con el objetivo de extender la huelga magisterial, intensificar y unificar todas las movilizaciones en defensa de la CNTE y contra la Reforma Educativa.