El pasado jueves 11 de diciembre se celebró en el auditorio de la Clínica Gustavo Quintini, ubicada en las proximidades de los Talleres Centrales de PDVSA de La Salina,  en el Municipio Cabimas (Edo.Zulia) el I Taller de Formación Idelógica  “La clase obrera petrolera y la lucha por el socialismo”. Este evento, organizado por el Sindicato Bolivariano de Trabajadores de la Industria Petrolera y Petroquímica de la Costa Oriental del Lago  (SIBOTIPPECOL) y la Corriente Marxista Revolucionaria (CMR) contó con la asistencia de varias decenas de cuadros y activistas sindicales de este importante centro petrolero y resultó enormemente exitoso.

Durante toda una jornada de trabajo, desde las 8 de la mañana hasta más de la 4 de la tarde, los camaradas presentes discutimos sobre “La crisis internacional del capitalismo y sus repercusiones para la revolución venezolana”, “Los Consejos de Trabajadores y el control Obrero” y “La huelga petrolera de 1936 y las tareas de los trabajadores petroleros hoy”.


Ante la imposibilidad técnica de que los varios miles de trabajadores que laboran diariamente en La Salina pudieran participar en un evento tan prolongado, asistieron miembros del sindicato y delegados de cada uno de los talleres y sectores productivos. Cada uno de estos camaradas se presentó al inicio del acto comprometiéndose a divulgar las conclusiones del mismo entre el resto de compañeros.

La clase obrera petrolera en primera línea de batalla por la enmienda constitucional

La reunión empezó con puntualidad. A las 8 de la mañana, hora pautada para el inicio del evento, todos los asistentes previstos ya habían llegado. Como punto previo al debate se repartieron a los distintos camaradas presentes las hojas para recoger firmas en apoyo a la propuesta de enmienda constitucional realizada por el Presidente Chávez y se planteó la necesidad de que los trabajadores petroleros sean vanguardia en este proceso. Todos los camaradas mostraron gran entusiasmo para llevar adelante esta nueva batalla en defensa de la revolución.
 

El entusiasmo se veía reforzado por el hecho de que en las recientes elecciones municipales y regionales la Alcaldía de Cabimas fue ganada por el PSUV y los trabajadores de La Salina y  en particular el colectivo que hoy se encuentra al frente del sindicato  SIBOTIPPECOL desempeñaron un papel clave a la hora de lograr esa victoria. Varios trabajadores explicaban como conformaron un comando de campaña de los trabajadores y fueron casa por casa y barrio por barrio. Esto fue clave para movilizar el voto chavista y ganar. “Esto es lo que hay que volver a hacer ahora pero con más fuerza aún si es posible”.

El programa de defensa firme de la revolución bolivariana y lucha decidida por el socialismo planteado por los camaradas organizadores del evento también les ha valido recientemente otra victoria histórica, esta vez en las elecciones del propio sindicato. “Con una participación de casi 70%, más de 500 trabajadores de 800 afiliados al sindicato que había en ese momento, nuestra propuesta socialista y bolivariana ganó con el 90% de los votos”. “Y desde que asumimos la dirección el número de afiliados se ha incrementado a 1.200”. “Esto demuestra que las bases revolucionarias quieren ideas a la izquierda y se movilizan con entusiasmo  cuando hay una propuesta que les motiva y que plantea una propuesta claramente socialista”, concluía un camarada.


Tras este punto previo se iniciaron los trabajos del Taller Ideológico con una introducción a cargo de Miguel Campos, miembro de la Corriente Marxista Internacional (CMI) y uno de los coordinadores de la “Campaña Manos Fuera de Venezuela” . El camarada hizo un recorrido por las causas y efectos que está teniendo la actual crisis del capitalismo global y explicó como ésta afectará inevitablemente a todos los países. También insistió en que esta crisis es inherente al modo de producción capitalista y que el único modo de enfrentarla es acabando con la propiedad privada d de los medios de producción, estatizando la banca y las grandes empresas como único modo de planificar la economía en función de solventar los problemas y necesidades sociales y no del beneficio de un puñado de capitalistas. Finalizó su intervención insistiendo en que èste era tambièn el mejor modo de defender y completar la revolución y ganar la batalla más inmediata que ésta enfrenta: la enmienda constitucional.

Expropiar a los capitalistas y luchar por el control obrero

A continuación, intervino Nelson Rodríguez, trabajador de la Industria Venezolana Endógena de Válvulas (INVEVAL) –empresa expropiada, tras dos años de lucha, por el Presidente Chávez en 2005 y dirigida por los trabajadores- y dirigente de la Corriente Marxista Revolucionaria (CMR) de Venezuela. Nelson expuso la experiencia de las fábricas que fueron abandonadas por los trabajadores en Venezuela durante el paro patronal de  2002 y posteriormente y como éstas fueron ocupadas por los trabajadores. En particular desarrolló la experiencia de INVEVAL explicando como ésta ha sido recuperada por los trabajadores y es gestionada en la actualidad por un Consejo de Fábrica, formado por voceros elegibles y revocables por la Asamblea de Trabajadores. Nelson también explicó la experiencia de los consejos de Trabajadores en la Rusia revolucionaria de 1905 y 1917 y ,sobre todo, la  experiencia de los Consejos Obreros creados por los trabajadores en Turín (Italia) en 1920.

A lo largo del debate varios de los trabajadores de la industria petrolera asistentes mostraron su entusiasmo por las ideas explicadas por los camaradas. La necesidad de llevar la revolución en Venezuela hasta el final, expropiar a los capitalistas y solucionar los problemas de las masas que apoyan la revolución fue una constante en las intervenciones. Como explicó un camarada: “Si la revolución no resuelve estos problemas puede verse gravemente amenazada. Las elecciones regionales han supuesto una victoria del PSUV , hemos recuperado más de un millón de votos respecto al referéndum de la reforma pero también evidencian  que las luces de alarma siguen prendidas. Una parte de las masas que apoyaron la propuesta del Presidente Chávez en 2006 de  ir hacia el socialismo está cansada de discursos y quiere ver un cambio definitivo en sus vidas. Tener empleo, vivienda, etc”.

Las intervenciones de los distintos camaradas petroleros participantes son la mejor respuesta a quienes afirman que la clase obrera petrolera está aburguesada o constituye una aristocracia obrera. Muchos camaradas explicaron los problemas que sufren las masas: falta de vivienda digna, subidas de precios… En varias intervenciones se destacó la insuficiencia de los actuales planes de vivienda de PDVSA para resolver este problema. “Si vas a comprar una casa, los especuladores te dicen que ésta cuesta el precio anunciado más la ayuda de PDVSA. En lugar de servir para facilitar el acceso a una vivienda digna sirve para disparar la especulación. Lo mismo ocurre con las subidas salariales que negociamos. Son utilizadas por los capitalistas para subir los precios y castigar a toda la población. Evidentemente, la solución no es dejar de pedir vivienda o un mejor salario sino que lo que esto plantea es la necesidad de acabar con el capitalismo”. “Es preciso que el estado tome el control de las principales industrias y que haya un plan estatal de construcción de viviendas. Al mismo tiempo hay que sustituir el actual estado que sigue siendo burgués por un estado socialista”, dijo otro camarada.

Particularmente destacadas fueron la intervención de los camaradas Juan Oyarbe, Gilberto Landaeta y Argenis Olivares, dirigentes del sindicato SIBOTIPPECOL, así como la de la camarada Denys Ospino, trabajadora de PDVSA Maracaibo y militante de la, recientemente constituida, célula de la CMR en el Zulia. Todos ellos explicaron como los trabajadores petroleros recuperaron la industria petrolera en 2002. “Este mismo centro petrolero fue puesto en pie por nosotros”, explicó Argenis. “Primero luchamos contra el intento de cerrar la industria por parte de los capitalistas y la burocracia. Luego, contra una nueva burocracia que intentaba minar la industria desde dentro y meter todos sus negocios y corrupción en la misma”.

Por una PDVSA socialista y bajo control obrero y social

Todos los camaradas insistieron en la necesidad del control obrero para luchar contra el despilfarro, la ineficiencia y el burocratismo. Una inquietud que mostraron varios camaradas fue la de la ausencia de participación de los trabajadores en la gestión de la industria petrolera. La intervención de Nelson explicando la experiencia del Consejo de Fábrica en INVEVAL y el desarrollo de otras experiencias históricas fue una inspiración para todos los camaradas y despertó el entusiasmo generalizado. Además, varios trabajadores mostraron su preocupación porque los efectos de la crisis internacional y el discurso que se viene escuchando sobre la austeridad puedan significar que sectores burocráticos que adversan a la revolución e intentan minarla desde dentro puedan intentar cargar la crisis sobre las espaldas tanto de la clase obrera petrolera como del resto de los trabajadores. “Esto sería un golpe a la moral de las bases revolucionarias”. Para ello varios camaradas propusieron que el debate sobre cualquier medida de ahorro o austeridad tiene que hacerse con la participación de los trabajadores y  recortando de los lujos innecesarios, los salarios de los altos cargos y otros gastos por el estilo.


El último punto del orden del día fue una exposición de Argenis Olivares, dirigente de SIBOTIPPECOL y cabeza de una de las planchas que competirán en las próximas elecciones nacionales a la dirección de la naciente Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros. Argenis explicó como los trabajadores se unieron en 1936 contra los intentos de las multinacionales imperialistas de separarles y también recordó como, nuevamente, fueron los trabajadores petroleros al frente de las comunidades las que recuperaron la industria petrolera en el lockout patronal de diciembre de 2002.
 

En la foto Argenis Olivares, dirigente de SIBOTIPPECOL, durante una de sus intervenciones

El debate sobre una nómina única y la lucha contra la tercerización

 
“Esta unidad y este espíritu de lucha deben mantenerse. Ahora la lucha es por defender y seguir haciendo avanzar la revolución”. En esa línea, Argenis formuló varias propuestas que recibieron el apoyo de los asistentes. Una de las más seguida fue la de defender la supresión de la división en nómina mayor y nómina contractual y defender una nómina única que permita unificar a todos los trabajadores. Junto a ello la defensa de que se cumpla el contrato colectivo y se eliminen los puntos capitalistas que todavía existen en éste así como la sustitución de la estructura capitalista de la industria por una estructura socialista basada en los Consejos de Trabajadores fue considerada un punto esencial.

Otro aspecto planteado en varias intervenciones fue el de las contratistas y la tercerización. “Estos empresarios se sumaron todos al paro y se aprovechan de las inversiones de PDVSA. PDVSA pone todo y ellos lo que hacen es explotar a los trabajadores. Hay que acabar progresivamente con estas empresas e incorporar a los mercerizados a la empresa”, explicó un camarada. “Como paso inmediato, PDVSA debe pagar directamente a estos compañeros porque en la actualidad el dinero que PDVSA paga a las contratistas nunca llega a los trabajadores que son explotados salvajemente”, dijo otro.

La lucha contra la tercerización en PDVSA fue considerada una tarea fundamental. En estos mismos momentos, los trabajadores de ZyP, una de las principales contratistas que trabajan para PDVSA, están sosteniendo una durísima lucha contra los incumplimientos y ataques de la empresa. Nelson Landaeta, uno de los dirigentes de esta lucha, intervino explicando la misma y propuso extender talleres como el que había tenido lugar a los trabajadores de las contratistas. A propuesta de Nelson Rodríguez, de la CMR y el FRETECO, y de los dirigentes de SIBOTIPPECOL se acordó organizar una campaña de solidaridad con los trabajadores de ZyP así como apoyar a otros trabajadores en lucha como los de Vivex, en Barcelona (Edo. Anzoátegui) o INAF y Gotcha , en Aragua, que tienen ocupadas sus empresas y están en lucha por la expropiación de las mismas.

El acto finalizó con gran entusiasmo por parte de todos los asistentes, los cuales se mostraron muy satisfechos del debate realizado y dispuestos a repetir y extender la experiencia. Varios camaradas manifestaron ,además, su interés en difundir las ideas marxistas dentro de la industria petrolera y conformar células de la CMR en la misma.

Gilberto Landaeta, dirigente de SIBOTIPPECOL, dirigièndose a varios de los participantes en el evento.