Luís Primo es dirigente de la UNT Caracas-Miranda y de la CMR. Luís fue uno de los primeros tres mil propulsores del PSUV juramentados el pasado sábado 24 de Marzo por el Presidente Chávez en el Teatro Tersa Carreño para iniciar la construcción del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). El Militante entrevistó brevemente a Luís en relación a las tareas que la clase obrera y en particular la UNT debe desarrollar respecto a la toma y expropiación de empresas, el desarrollo de Consejos de Trabajadores y la construcción del PSUV.

El Militante: Una de tus tareas es la construcción de Batallones Socialistas del PSUV en las fábricas. Como dirigente de la UNT, ¿cómo ves el nacimiento del PSUV y qué papel corresponde a la clase obrera en el desarrollo del mismo?

Luís Primo: Lo dicho por el Presidente Chávez con respecto al PSUV y sobre todo a la clase trabajadora: que tiene que colocarse al frente de este proceso revolucionario y de este Partido Socialista Unido de Venezuela tiene una importancia fundamental en este momento histórico. Existe una gran crisis a nivel mundial del capitalismo, pero el capitalismo no va a caer sólo. Es necesario un gran proceso revolucionario a nivel mundial, es necesaria la unidad de la clase trabajadora a nivel internacional para luchar por el socialismo. El proceso revolucionario en estos momentos tiene su epicentro en América Latina y más en concreto en Venezuela. La clase obrera venezolana tenemos la responsabilidad, pudiéramos decirlo así, de lograr nuestra unificación política para desarrollar plenamente la conciencia de los trabajadores y agrupar a toda la clase entorno a la tarea de expropiar a los capitalistas y tomar el control del estado. Eso es lo fundamental que debe hacer la clase obrera en estos momentos y con la creación del nuevo partido: el PSUV.

Nos parece un error la orientación y decisiones de algunos camaradas dirigentes sindicales de, en este momento, cuando la tarea central de la clase obrera debe ser luchar por construir un estado revolucionario y tomar el poder, centrar la atención únicamente en las reivindicaciones más inmediatas; planteando que si el gobierno da un salario mínimo de 700.000 Bs. nuestra tarea debe ser pedir 1.400.000, o identificando como primer objetivo del movimiento sindical venezolano negociar los contratos colectivos o luchar por un aumento general de salarios.

No se trata de abandonar las reivindicaciones laborales, que son justas y necesarias, no vamos a olvidar el contrato colectivo, que tiene que desarrollarse, pero evidentemente los contratos colectivos, los aumentos salariales, etc. tiene que formar parte y estar supeditado respecto al gran hecho político que es hacer la revolución . En América Latina, en el mundo y especialmente en Venezuela vivimos un momento de revolución, un momento de construir el socialismo, un momento de elevar la conciencia revolucionaria de los trabajadores hacia formas más profundas que permitan hacer la revolución definitiva y que la clase obrera sea poder, que construya un nuevo estado revolucionario y expropie a los capitalistas. Si la clase obrera se pone al frente de la revolución venezolana y lleva a cabo estas tareas animará la movilización revolucionaria frente a la crisis que vive el capitalismo a nivel mundial

EM: Tu has sido de los pocos dirigentes de la UNT que prestaron atención desde su inicio, en 2002-2003, a las tomas de empresas y el primero en elaborar propuestas concretas y defender la estatización bajo control obrero y el desarrollo de Consejos de Trabajadores. ¿Cómo ves esta cuestión en este momento?

LPr: El Frente Revolucionario de Trabajadores de Empresas en Cogestión y Ocupadas (FRETECO) es una palanca que, orientada hacia el resto de trabajadores organizados en la UNT, puede ser determinante para elevar la conciencia de los trabajadores, un instrumento fundamental para lograr la unidad obrera y propiciar la profundización de la revolución. FRETECO está desarrollando un trabajo fundamental particularmente en dos empresas claves en estos momentos como los son INVEVAL y Sanitarios Maracay. Son empresas en donde se está desarrollando una experiencia importantísima de control obrero y gestión de la empresa por parte de los trabajadores.

La tarea de la UNT en estos momentos es precisamente hacer un programa de lucha de los trabajadores, una parte fundamental y principal del cual debe ser organizar la toma de empresas y, al mismo tiempo, impulsar la creación de los Consejos de Trabajadores, algo que puede servir precisamente para elevar la conciencia de la clase trabajadora y empezar a gestionar esas empresas que le tomemos a los capitalistas. Consideramos que en la industria alimenticia en particular hay que empezar a desarrollar Consejos de Fábrica y que los trabajadores ejerzan el control obrero (control de las finanzas de las empresas, de la producción, control de qué es lo que se acapara y no se acapara, …) Esa es la única forma de poder luchar contra el desabastecimiento, acaparamiento de productos y el saboteo.


window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-148771171-1');