A comienzos del presente año, en un artículo titulado "El laberinto del comandante", decíamos que: "Se puede hablar en contra del capitalismo y denunciar diariamente su esencia perversa, se puede proclamar, igualmente, el socialismo en cada actividad que se realice, pero mientras las relaciones de producción continúen siendo relaciones capitalistas, así se diga lo contrario, continuaremos viviendo en una sociedad capitalista", y más adelante, refiriéndonos a las medidas económicas tomadas en aquellos días, agregábamos: "Las últimas medidas económicas tomadas este viernes 8 de enero, donde se devaluó el bolívar, en algunos casos en un 100%, y que, dígase lo que se diga, sólo van a incrementar una inflación que ya es demasiado alta y cuyas principales víctimas serán, como siempre, los que menos tienen, no hacen sino confirmar lo que hemos venido diciendo hasta aquí. Como está a la vista después de 11 años, es imposible superar al capitalismo con un programa reformista, sólo se prolonga la agonía y se aumenta el riesgo de una derrota para la revolución" (1), sinceramente nos hubiera gustado tener que reconocer, varios meses después,  que nos habíamos equivocado pero, desgraciadamente, el tiempo sólo ha servido para confirmar nuestras palabras.

1) Tratando de matar la bestia a pellizcos 

A menos de un mes de concluir el primer semestre del año 2010 las noticias económicas hasta ahora no han sido muy halagadoras que digamos y son la consecuencia directa de tratar de combatir al capitalismo en su terreno y con sus propias armas, ya bien lo decía el Che Guevara que es imposible construir el socialismo con las armas melladas del capitalismo. En mayo fue noticia de primera plana el índice inflacionario de abril que llegó a 5,2%, el doble que el mes anterior, para una inflación acumulada en el primer cuatrimestre de 12% y una anualizada de 31,9%, superando los índices para los mismos períodos del año pasado que fueron de 6,7% y 28,3%, respectivamente. Esta es la cruel realidad y la demostración en los hechos que las políticas económicas que se están implementando desde el gabinete económico no están dando los resultados esperados, algo que no era muy difícil de predecir ya que son las mismas medidas que se vienen aplicando desde, prácticamente, el mismo comienzo de la revolución y que han dejado una inflación acumulada desde 1999 hasta 2009 de 235,9% (2). A lo cual habría que sumarle la caída del PIB en 5,8% en el primer trimestre del año, completando el cuarto trimestre continuo de caída de la economía venezolana. En el caso de este último repunte inflacionario, las causas directas hay que buscarlas en las medidas devaluacionistas tomadas a comienzos del año y en el sabotaje económico de los capitalistas que se expresa, básicamente, a través de dos vertientes: una muy baja o nula productividad por parte de la industria privada, lo que genera escasez, y una especulación y acaparamiento groseros e impunes por parte del comercio privado, con la complicidad, en muchos casos, de algunos sectores de la burocracia encargados de los controles de este sector que autorizan los aumentos de precios, con lo cual, legalizan la especulación, o, simplemente, miran para otro lado aplicando aquello que dicen los franceses de laisser faire, laisser passer (dejar hacer, dejar pasar). Esto es algo tan obvio que hasta los propios capitalistas lo reconocen en su prensa: "...Esto deja ver que el gobierno no ha tenido resultados positivos en el control de la inflación y pareciera no encontrar las medidas adecuadas que permitan que el poder adquisitivo de los venezolanos siga perdiendo valor ante la arremetida del alza de los precios... Las principales razones del alza en los precios son: la devaluación, la baja oferta nacional de bienes y servicios como resultado de una fuerte caída en la inversión originada por múltiples razones, el manejo de la política monetaria y fiscal, el alza en el precio del dólar permuta, la ausencia de muchos productos en los anaqueles, el ajuste de precios en varios bienes y servicios..."(3). Lo único que les falta reconocer, aunque que no son tan tontos como para hacerlo, es que ellos son los responsables de la mayoría de estas causas.

Querer domesticar al capitalismo es un asunto inútil y frustrante por las propias características de funcionamiento de este sistema económico, por ello, pensar que a través de controles burocráticos es posible regular a los capitalistas es algo, por decir lo menos, de una ingenuidad infantil. Cuando se realizó el ajuste cambiario a comienzos de año se dijo que el mismo "busca hacer más competitiva la economía venezolana, al promover las exportaciones. Así lo expresó el ministro del Poder Popular para la Planificación y Desarrollo, Jorge Giordani" (4). En otra declaración recogida por el periódico Últimas Noticias, Giordani ampliaba lo dicho anteriormente: "El ministro argumentó que dicha medida obedece a dos razones fundamentales, que son: primero, sustituir las importaciones haciendo adquisiciones selectivas y prioritarias. La segunda razón es que con el ajuste cambiario se busca fomentar la exportación de productos nacionales como cacao, café y maíz, entre otros" (5). Para acompañar estas medidas se creó el Fondo Bicentenario, a través del cual se apostaba por enésima vez en los capitalistas "nacionalistas", "patriotas" y "socialistas" para reactivar la economía, producir más y exportar más. Bien dice el dicho que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, en este caso, ya hemos perdido la cuenta de las veces que se ha aplicado esta fracasada receta con el único resultado de engordar aún más a una serie de empresarios vivos como Miguel Pérez Abad, el presidente de Fedeindustria. "A propósito de las medidas económicas anunciadas por el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, se acordó la creación del Fondo Bicentenario, el cual dio paso al escenario propicio para que el Gobierno y el sector empresarial nacional consolidaran su alianza en pro de la construcción del modelo productivo socialista... Igualmente, proyectos que impulsen la puesta en marcha de iniciativas productivas innovadoras que contribuyan a la sustitución de importaciones y garanticen el funcionamiento de la cadena productiva. El política estatal arranca con el objetivo primordial de reindustrializar el país y romper con las cadenas de la dependencia del capitalismo internacional, a través de la incorporación de nuevos emprendedores en esfuerzo conjunto con el Gobierno Nacional, para consolidar el nuevo modelo productivo socialista. "Venezuela tiene todas las condiciones necesarias en términos de riqueza material para emprender cualquier proyecto productivo y somos nosotros los responsables de que esas cosas pasen. El encontrarnos empresas privadas y sociales muestra el camino a seguir para relanzar la industria como eje fundamental de la construcción de un Estado socialista", sentenció el presidente de Fedeindustria, Miguel Pérez Abad... Por su parte, la empresa privada se comprometió a convivir con el pueblo y reorientará sus funciones a las necesidades de los venezolanos, escuchando sus experiencias y expectativas, para hacer viable el desarrollo del nuevo modelo."(6).

Sin embargo, desgraciadamente, ninguno de los objetivos buscados se logró: ni se han sustituido las importaciones ni se han aumentado las exportaciones, lo que sí se ha logrado es darle una nueva escusa a los capitalistas para que especulen en el comercio aún más de lo que ya lo venían haciendo, alegando que deben importar con dólares comprados en el mercado paralelo y trasladando esa diferencia al consumidor, y para que el precio del dólar en dicho mercado, para finales de abril, acumulara un alza de 27% (7) desde que se implantó la medida. Se podría decir, en este caso, que fue peor el remedio que la enfermedad. Antes de la intervención de las casas de bolsa en el mes de mayo, ya la prensa burguesa describía con suma crudeza y descaro lo que estaba ocurriendo en ese mundillo tan caro a los capitalistas: "Operadores cambiarios afirman que la demanda de dólares en el mercado paralelo se ubica en torno a 80 millones diarios y la oferta del Banco Central, tomando en cuenta todos los bonos en divisas que ha colocado en lo que va de año, no supera, en promedio, los 10 millones diarios. Básicamente, el Banco Central no cuenta con suficientes divisas para participar de una manera más decidida. Para intervenir en el mercado paralelo el BCV tiene que utilizar su tanque de dólares, es decir, las reservas internacionales y en lo que va de año acumulan un descenso de 20%.... Corredores indican que otro factor a considerar es que el BCV, a través de sus bonos, está vendiendo muy baratos los dólares y propicia una fuerte demanda especulativa. Por ejemplo, si una empresa vende en el mercado paralelo mil dólares y luego los recompra adquiriendo bonos del BCV, obtiene instantáneamente una ganancia de 48%... Para los operadores cambiarios la pregunta de fondo es si en lo que resta de año el Banco Central aumentará la oferta de dólares en el mercado paralelo, considerando que el petróleo se encuentra en precios bastante favorables e ingresarán más divisas. Solo así, afirman, se logrará contener al dólar."(7). No sólo admitían que estaban especulando sino que, como bestias sedientas de sangre (en este caso de dólares), se relamían imaginándose que el Banco Central iba a tener que ofertar más dólares en el mercado paralelo. Lo peor es que no se puede culpar a los capitalistas por este tipo de comportamiento, en el fondo, son como el alacrán de la fábula: es su esencia y no pueden evitarlo, y mientras vivamos en un sistema capitalista y existan escenarios donde se pueda especular, estaremos viendo muchas acciones como éstas. La situación llegó a extremos insostenibles como reseñaba otro periódico burgués: "El valor del 'dólar permuta' se disparó la semana pasada a niveles extracatastróficos históricos, acabando con los 'efímeros esfuerzos' que intentara el Banco Central de Venezuela para mantener en la raya la relación cambiara, habiendo quemado US$521.285.000 en trece fracasadas subastas y de otra parte la inflación de abril es casi el doble que la de todo el año en Colombia. La escasa inyección de divisas, por parte del instituto emisor, es apenas 'una gota de agua en el desierto', sobre todo de CADIVI que necesita 118 millones de dólares diarios para atender los compromisos. El intento de 'regular' la situación del flujo de divisas que requiere la economía nacional, definitivamente fracasó, de acuerdo con la orden impartida en enero de tumbarlo a Bs. 4,40. Por el contario, hay una gran anarquía y no se ve por ningún lado el supuesto músculo de divisas del BCV para contener el desbordamiento del billete verde y la depreciación del multicolor billete venezolano', según comentan los operadores cambiarios que son en definitiva los que saben de eso... Ni siquiera la asesoría de los hermanos vecinos ha podido resolver el problema, por el contrario, la ha agravado, aconsejando políticas que no tienen cabida en una economía de mercado, en la que todavía se encuentra adscrita la economía venezolana".(8)

Una vez más, en menos de 6 meses, el gobierno tuvo que intervenir de emergencia para tratar de controlar una situación que se le estaba escapando de las manos y que en año electoral podía tener consecuencias catastróficas. Los responsables de la economía no lograron ponerse de acuerdo y se presentaron tres planes distintos: "Entre las propuestas del ministro de Planificación, Jorge Giordani, se incluye un endurecimiento de la Ley contra Ilícitos Cambiarios, que limitaría la actuación de las casas de bolsa y sociedades de corretaje en operaciones de permuta, la prohibición de operaciones dentro del mercado paralelo de las empresas transnacionales, la restricción de la liquidez monetaria y la penalización a través del Indepabis de los agentes económicos que se consideren especuladores.  El proyecto presentado por Nelson Merentes, presidente del BCV, establece la continuidad en la adjudicación de bonos cambiarios, una emisión de bonos de Pdvsa en el corto plazo, la subasta de notas estructuradas que serían entregadas al sistema financiera de manera directa y la agilización de la entrega de divisas por parte de Cadivi. Un tercer plan ­presentado previamente y rechazado por Giordani- fue elaborado por el ex ministro José Rojas, que expuso la necesidad de que Cadivi agilice la entrega de divisas, la creación del mercado dual, la eliminación de las permutas y la apertura de las transacciones en la Bolsa de Valores de Caracas de dólares a través de bonos de la República." (9). Finalmente, fue el plan de Giordani el que terminó imponiéndose. Las investigaciones realizadas a las casas de bolsas terminaron con unos cuantos operadores cambiarios encarcelados acusados de "los delitos de comercialización ilícita de divisas y asociación para delinquir". Ahora el que salió a declarar fue el ministro del interior y justicia: "El ministro El Aissami remarcó que los vicios capitalistas como la especulación y la inflación fueron generados por las actividades ilícitas que llevaron a cabo los dueños y accionistas de las casas de bolsa. "Ellos estaban montados y apostando por un golpe económico por esta vía. Estamos en este momento auditando un número importante de ventas simuladas, de títulos permuta simulados, transacciones ilegales sin soporte contable, esto no es permitido ni aquí ni en ninguna otra parte del mundo donde existan leyes, gobierno y Estado como en Venezuela", expresó El Aissami." (10). Unos días después se implementaba un tercer tipo de cambio amarrado a los precios de los bonos emitidos por el Estado y que debería oscilar dentro de una banda cambiaria. Desgraciadamente, por todo lo dicho hasta aquí, es difícil ser optimista con respecto al éxito de estas nuevas medidas.

Evidentemente, a estas alturas el problema no radica en ser pesimista u optimista, sino en ser realista y buscar soluciones realistas, y para ello, lo primero es comprender que aún estamos viviendo en medio del sistema capitalista, que dicho sistema tiene unas reglas muy precisas de funcionamiento que lo hacen imposible de reformar, o se lo acaba y se construye algo nuevo, o sus leyes se cumplirán inexorablemente hágase lo que se haga. Hace 39 años Domingo Alberto Rangel, en su magnífico libro "La oligarquía del dinero", en el cual hace un estudio profundo y científico del capitalismo venezolano, ya advertía de la importancia que tiene realizar una caracterización correcta de la realidad para poder actuar en consecuencia, si es que sinceramente se la quiere transformar. "Si las gentes avanzadas de Venezuela -a la cabeza de ellos los científicos que se reclaman del marxismo- siguen ignorando el hecho clamoroso de que existe en el país un sistema capitalista ya implantado que tiende a expresarse y actuar conforme a sus preceptos específicos, sin hacerle con­cesiones a los modos de producción anteriores, llegarían a ser aquéllas una especie de exilados en su propia tierra. Quien no capta las realidades, para combatirlas y transformarlas adecuadamente, termina por labrarse el aislamiento de los solitarios. El primer descalabro a que conduce la falta de perspicacia histórica para entender y criticar los fenó­menos sociales tal como ellos son, estriba en lo que pudié­ramos llamar la perplejidad del que asume esa posición y de quienes se fían de su palabra. Como las circunstancias no se producen conforme a los dictados que formula el que parte de suposiciones equivocadas, él mismo y sus seguidores caen en el extravío que es la desintegración intelectual. La realidad se les convierte en rompecabezas que cierra todas las perspectivas analíticas. Para no llegar a la estupefacción absoluta, que sería admitir la impotencia, se ensayan enton­ces explicaciones apresuradas que lejos de despejar los horizontes contribuyen a ensombrecerlos más. Así se llega a una situación en que el científico obnubilado se asemeja a los que se pierden en la selva cuya tragedia consiste en que han de girar inconscientemente en torno al mismo paraje. Mientras la realidad avanza, porque tiene unas leyes que la encauzan, los que carecen de un conjunto de instrumentos analíticos apropiados para criticarla vuelven siempre a su punto de partida en una noria triste. Incomprendidos, porque las gentes ven unos hechos que aquéllos no contemplan, van reduciéndose al ensimismamiento en que la rebeldía se transforma en quisquillosidad"(11). Por las declaraciones de importantes funcionarios del área económica pareciera, como advertía Rangel, que no se tiene una idea muy clara de lo que está ocurriendo y de cómo enfrentar el problema. A comienzos del mes de abril, Elías Eljuri, presidente del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), declaraba que: "La inflación comenzará a estabilizarse en el mes de abril, una vez se termine de consolidar el ajuste de los precios de los alimentos efectuados durante el mes de marzo y abril del presente año"(12), por su parte, Alí Rodríguez Araque, decía en Radio Nacional de Venezuela: "... el mayor componente de la inflación es el de los alimentos y de las bebidas no alcohólicas, que se manejarán con un dólar a 2,60 bolívares, por tal razón no tendrán mayor incidencia en el índice nacional de precios al consumidor, como tampoco en las maquinarias e insumos para la salud y educación. Aseguró que las divisas para la importación de bienes básicos como alimentos, maquinarias e insumos para la salud, la educación y demás sectores que abarcan la tasa oficial del dólar a 2,60 están garantizadas. "Hay suficientes fondos para cubrirlas""(13), mientras, el diputado Ricardo Sanguino, presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, atribuía la caída del PIB a la crisis eléctrica: "'Estamos en una crisis eléctrica, y toda actividad productiva, industrial, de servicio, de agricultura, demanda de energía eléctrica', sostuvo el diputado Sanguino entrevistado en el programa José Vicente Hoy. Este es el cuarto trimestre continuo de descenso de la economía venezolana. 'Esto se venía observando', dijo Sanguino. 'Se advertía que íbamos a descender este trimestre, pero no imaginábamos que 5,8 puntos, que es una tasa importante; que no se veía desde los efectos del sabotaje petrolero y el golpe de Estado'." (14). Todo lo anterior es sólo una muestra más de que tratar de regular al capitalismo a través de medidas reformistas es como tratar de curar el cáncer con aspirinas, al cabo de un breve tiempo la enfermedad resurge con más virulencia. 

2) Una bestia herida y desesperada

En el bando de los capitalistas, la bestia a la cual se quiere domesticar a través de leyes y decretos, y una prédica  incluyente, la situación luce sumamente preocupante: ven, no sin impotencia, como las medidas de control que impulsa el presidente Chávez y que tímidamente implementa la burocracia van restringiendo día a día su libre accionar y entrabando las leyes que rigen el funcionamiento del sistema capitalista, con lo cual, en la práctica, se está cuestionando nada menos que su propia razón de ser. En esta circunstancia, se encuentran como alguien a quien cada día se le da una vuelta más en torno al cuello con la cuerda con la cual se lo quiere estrangular pero sin que se llegue nunca a terminar de matarlo. Es lógico, a partir del instinto de supervivencia, que los capitalistas también lo tienen, que pataleen y hagan todo lo posible por revertir esta situación y derrotar, a su vez, a la revolución. Para ello utilizan el arma que aún conservan: su poder económico, proveniente, básicamente, de la propiedad que mantienen sobre los medios de producción y los medios financieros. Es ilustrativo el caso de la empresa Polar, la cual ha llevado tan lejos su enfrentamiento con el gobierno, a través de un sabotaje sistemático y permanente en la producción de alimentos básicos así como con el acaparamiento de los mismos, que se está arriesgando a ser expropiada en cualquier momento y, a pesar de las amenazas que le llegan desde el gobierno, no desisten en su labor conspirativa. Fue el propio presidente encargado de Fedecámaras, Lope Mendoza, quien dejó clara la postura política de los capitalistas venezolanos y su disposición a enfrentar al gobierno: "aseguró que el gremio tiene más de 60 años funcionando en el país, y "va a continuar prevaleciendo en el país así no lo quiera o no le guste al alto gobierno. Somos un organismo democrático donde cada dos años se renuevan las autoridades, somos la representación de todo el sector empresarial venezolano". El directivo aseguró que la organización empresarial y el sector privado no solo "sobrevivirá", sino que también "prevalecerá" sobre los intentos de destrucción por parte del Ejecutivo. "Vamos a prevalecer, vamos a seguir luchando", expresó Mendoza. También condenó las más recientes expropiaciones que anunció el presidente Hugo Chávez. "Rechazamos ese tipo de acciones que solo causan desempleo y desabastecimiento"... Más del 70% no desea este rumbo económico y social por el cual nos lleva el gobierno desde hace 11 años" "(15). Es una prueba más de que los capitalistas están mucho más conscientes que los reformistas y que ya han llegado a la conclusión que para ellos es un asunto de vida o muerte acabar con la revolución, algo que, por cierto, proclaman abiertamente en sus medios de difusión: "En respuesta a la disposición del primer mandatario, Hugo Chávez de estatizar empresas privadas para formar un Estado socialista, y así relanzar 'nuevas' propuestas de producción de bienes y servicios, con la finalidad 'de reducir el índice de precios al consumidor', el movimiento empresarial, a través de Fedecámaras dejó claro que la inflación seguirá creciendo, pues 'las medidas gubernamentales sólo traen mayor deserción en el sistema económico y productivo nacional'. De esta manera lo dio a conocer el vicepresidente de la central patronal, Noel Álvarez, quien enfatizó que 'no es cierto que el alto costo de la vida bajará de un sólo golpe, con esa política de nacionalizar cuanta empresa privada se le atraviese al Gobierno'.  En este sentido, Álvarez dijo que las inversiones internas y externas se verán perjudicadas ante un Estado 'que sólo brinda indefensión jurídica además de la personal'... Aseguró que hasta ahora los precios regulados no se han equiparado con las líneas de comercialización y producción, por que están 'mal orientadas'." (16); "Desde hace un tiempo la realidad económica del país luce como un diálogo de sordos entre sus principales actores. Otro capítulo de esa historia se escribió recientemente cuando Hugo Chávez acusó a los empresarios de una "huelga de inversiones" para perjudicar a su gobierno. Según los empresarios, son las propias políticas del Ejecutivo las que han saboteado la inyección de capital privado en la actividad productiva. "Nadie va a invertir si tiene miedo de que le metan la mano en el bolsillo para sacarle el dinero, si tiene el temor de que le confisquen las propiedades o que le quiten el esfuerzo de muchos años", dijo Ismael Pérez Vigil, presidente ejecutivo de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria). La semana pasada el BCV reportó una caída de la economía de 5,8% durante el primer trimestre del año. En el caso del sector manufacturero, el desplome fue mayor y se ubicó en 9,9% en los tres primeros meses del año. A juicio de Vigil, esas cifras revelan el "fracaso de la economía de controles" y claman una "corrección" del rumbo económico. Asimismo, los malos resultados plantean la necesidad de definir las reglas de juego, especialmente las relacionadas con el tema de la propiedad. "No podemos seguir sin reglas claras o que son cambiadas permanentemente, no podemos seguir con la incertidumbre de si existe o no el derecho a la propiedad en Venezuela", dijo el representante de Conindustria."(17). 

Particularmente reveladoras son las siguientes declaraciones del economista pro capitalista, Miguel Ángel Santos, donde también plantea cómo los empresarios utilizan sus utilidades para comprar dólares en lugar de invertir en el país como sueñan desde el gabinete económico: "...el esquema del Gobierno para manejar la economía entró en crisis debido a los ataques al sector productivo. "Las empresas y los particulares sienten temor de perder su capital o su propiedad, por lo que buscan protegerse a través del mercado de permuta", agregó. En los últimos meses ese miedo ha ido creciendo, producto de los ataques a la propiedad privada, lo que ha hecho que la salida de capitales haya aumentando, refirió. Las empresas prefieren cambiar sus ganancias a dólares antes que reinvertirlas dentro del país por la amenaza de que puedan ser expropiados. Adicionalmente, la inflación que en los cuatro primeros meses del año suma 11,3% es motivo de sobra para que las compañías y las personas busquen refugiar sus ahorros o sus ganancias en dólares por la pérdida del poder adquisitivo que causa el aumento de los precios, apuntó. Santos también mencionó la necesidad que tienen las empresas transnacionales de repatriar los dividendos a sus casas matrices en el exterior, y que desde hace dos años y medio no reciben dólares de Cadivi, por lo que deben acudir al paralelo para sacar del país sus ganancias. Los ciudadanos también buscan la manera de proteger sus ahorros de la inflación y adquieren dólares, indicó Santos. Por ello, acuden al paralelo, pues saben que las tasas de interés para el ahorro están entre 12% y 15%; mientras que la inflación en los últimos 12 meses supera 30%. Las cifras del BCV reportan una acumulación de activos privados en el exterior (salidas de capital) de 24,4 millardos de dólares El economista considera que la única manera de disminuir la salida de capitales y bajar la demanda de divisas sería aumentando las tasas de interés entre 35% y 40%, que es la perspectiva inflacionaria para el cierre de 2010. "Pero al ser el Gobierno el deudor más grande en bolívares, esta medida no se tomará".  La ausencia de la intervención de Pdvsa y del Fondo de Desarrollo Nacional en el mercado paralelo durante 2010 ha incidido en la cotización del permuta. Sólo en 2009 se calcula que se gastaron entre 8 millardos y 9 millardos de dólares en este mercado.  El panorama no luce alentador en lo que se refiere a inflación y a la cotización del permuta según Santos, que afirma que la liquidez monetaria (dinero en circulación y depósitos bancarios) hasta el 23 de abril de 2010 apenas había aumentado 1,4%, lo que muestra una restricción que no se veía desde hace muchos años. Si esta liquidez aumentara, habría mucho más dinero en la calle y se presionaría los precios al alza por el incremento de la demanda de bienes y servicios." (9). Más claro echarle agua, no lo ve quién no quiere verlo o quien no sabe cómo enfrentarlo y cierra los ojos. 

Lo grave de todo esto, como decíamos antes, es que nos encontramos en un año electoral y esta política de desgaste que aplican los capitalistas, basada en el sabotaje económico, si no tiene una respuesta adecuada por parte del gobierno que la neutralice y acabe definitivamente con ella, al final termina generando una sensación de cansancio y hastío en las masas.

3) Una situación repetida en la historia

Lo que viene ocurriendo en Venezuela, y que hemos venido relatando hasta aquí, no es algo novedoso en la historia de las revoluciones y forma parte de la lucha de clases exacerbada por la propia revolución, es más, si no se lo analiza desde el punto de vista del materialismo histórico es difícil de comprender. A su vez, esta lucha entre las clases dentro de la revolución se manifiesta a través del enfrentamiento entre las tesis revolucionarias y las tesis reformistas. En la Rusia revolucionaria de 1917, antes de la toma del poder por parte de los bolcheviques en octubre de ese año, más precisamente entre febrero y octubre, quienes estuvieron al frente del gobierno y de la revolución fueron los mencheviques y los social revolucionarios que defendían las tesis reformistas de conciliación y colaboración entre clases. Igual que vemos hoy en la Venezuela revolucionaria, la burguesía no tenía ningún interés en conciliar con los reformistas sino que apuntaba todos sus esfuerzos a la derrota de la revolución, y en esa tarea empleaban métodos similares a los que están utilizando los capitalistas criollos. Por esos días Lenin escribió un magnífico artículo analizando la situación y formulando lo que él pensaba que debían hacer los reformistas del gobierno para revertir lo que estaba ocurriendo. He aquí un extracto de dicho trabajo.

 "Los capitalistas sabotean (dañan, interrumpen, minan, frenan) deliberada y tenazmente la producción, confiando en que una catástrofe inaudita originará la bancarrota de la república y de la democracia, de los Soviets y, en general, de las asociaciones proletarias y campesinas, facilitando así el retorno a la monarquía y la restauración de la omnipotencia de la burguesía y de los terratenientes... Todo el mundo lo dice. Todo el mundo lo reconoce. Todo el mundo lo hace constar. Pero no se toma ninguna medida... Se observa por doquier un sabotaje sistemático e incesante de todo control, fiscalización y contabilidad, de cuantas tentativas emprende el Estado para organizarlos. Y hace falta ser increíblemente ingenuo para no comprender-o profundamente hipócrita para aparentar que no se comprende-de dónde parte ese sabotaje y qué recursos emplea. Porque ese sabotaje de los banqueros y los capitalistas, ese torpedeamiento por ellos de todo control, fiscalización y contabilidad, se adapta a las formas estatales de la república democrática, se adapta a la existencia de las instituciones "democráticas revolucionarias". Los señores capitalistas han asimilado a la perfección una verdad que reconocen de palabra todos los adeptos del socialismo científico, pero que los mencheviques y los eseristas procuraron olvidar en cuanto sus amigos ocuparon los lucrativos puestos de ministros, viceministros, etc. Esa verdad consiste en que la esencia económica de la explotación capitalista no experimenta el menor cambio por el hecho de que las formas monárquicas de gobierno sean sustituidas con las formas democráticas republicanas, y en que, por consiguiente, ocurre también lo contrario: basta con cambiar la forma de lucha por la intangibilidad y la santidad de las ganancias capitalistas para salvaguardarlas en la república democrática con la misma eficacia que en la monarquía absoluta. El sabotaje moderno, novísimo, democrático republicano de todo control, de toda contabilidad y de toda fiscalización consiste en que los capitalistas reconocen de palabra "fervorosamente" el "principio" del control y su necesidad (como hacen también, por supuesto, todos los mencheviques y todos los eseristas); pero hacen hincapié en que ese control se implante de una manera "gradual", regular, de acuerdo con una "reglamentación establecida por el Estado". En realidad, con esas bellas palabras se quiere ocultar el sabotaje del control, su reducción a la nada, a una ficción; se quiere ocultar una comedia de control, la demora de todas las medidas eficaces y de verdadera importancia práctica, la creación de organismos de control complicados, farragosos, inertes y burocráticos en extremo, que dependen por entero de los capitalistas y no hacen ni pueden hacer absolutamente nada. ... Veremos que a un gobierno que se denominase democrático revolucionario no sólo en tono de burla, le habría bastado con decretar (prescribir, ordenar), ya en su primera semana de vida, la implantación de las principales medidas de control; con imponer castigos serios, no irrisorios, a los capitalistas que pretendieran burlar de manera fraudulenta esas medidas, e invitar a la población a vigilar por sí misma a los capitalistas, a comprobar si cumplen o no honradamente las disposiciones acerca del control, y éste habría sido implantado en Rusia hace ya mucho.

He aquí las medidas más importantes:

      1.-Fusión de todos los bancos en un banco único y control por el Estado de sus operaciones, o nacionalización de los bancos.

      2.-Nacionalización de los consorcios, es decir, de las asociaciones más importantes, monopolistas, de los capitalistas (consorcios azucarero, petrolero, hullero, metalúrgico, etc.).

      3.-Abolición del secreto comercial.

      4.-Sindicación obligatoria (es decir, agrupación obligatoria) de los industriales, los comerciantes y los patronos en general.

      5.-Agrupación obligatoria de la población en sociedades de consumo o fomento y control de estas organizaciones." (18)

En pocas palabras, Lenin planteaba la nacionalización de la banca, la nacionalización de los principales medios de producción, el control obrero de la producción y el control popular de la distribución y consumo de los productos de primera necesidad, lo cual se puede resumir en dos grandes medidas: expropiación de los capitalistas y el control en manos de las masas, a lo que deberíamos agregar, también, el monopolio del comercio exterior por parte del Estado para acabar con las compras anarquizadas de los capitalistas que son una fuente de corrupción y de fuga de divisas.  

4) El diagnóstico está hecho, sólo falta actuar y terminar de matar a la bestia

824818.jpgMientras los responsables de la economía insisten infructuosamente con medidas claramente reformistas que no se plantean acabar con el capitalismo sino simplemente regularlo y que ya han demostrado hasta el cansancio su ineficiencia, mientras se continúa desde esos mismos sectores apostando por una economía mixta donde sean los propios empresarios capitalistas los que den una mano para reactivar un proceso en el cual no creen y al cual en realidad desean liquidar a cualquier precio, las últimas intervenciones del presidente Chávez, muchas de las cuales se han realizado en ambientes fabriles y rodeado por los trabajadores, apuntan en la dirección contraria. El presidente ha identificado correctamente las causas de los problemas que viene afrontando la revolución, ha denunciado sin pelos en la lengua a los enemigos de la misma y ha señalado a quienes están llamados a conducirla a la victoria: los trabajadores. 

09/05/10: "El salto del dólar paralelo (...) ahí hay un alto componente especulativo igual, porque Cadivi ha flexibilizado, ha estado pagando deudas del último trimestre del año pasado, miles de millones de dólares, el Banco Central incluso ha estado quemando reservas, interviniendo en el mercado y el dólar paralelo para arriba y arriba, hay que golpear la especulación no hay otra alternativa, es el capitalismo", manifestó el presidente Chávez. Sobre este punto agregó que así el Banco Central de Venezuela, "quemara todas sus reservas internacionales, no vamos a bajar ese dólar paralelo, porque sencillamente la burguesía y los que manejan las bolsas de valores, los bancos privados y todos sus derivados, que se las saben todas, porque tienen toda su vida en eso, y sus conexiones internacionales, (...) no obedecen a llamados de conciencia". Eso se produce también por la venta de papeles, dijo Chávez, "ahí está una de las causas, papeles denominados en dólares, los venden y van aumentando (...) se forma con un papel una burbuja, ese es el capitalismo que está quebrando a Europa y a Estados Unidos, pero aquí tenemos que pararlo a tiempo". "¡Hay que pararlo ya! Esta burguesía no obedece a llamados de conciencia, no. Actuemos con mano firme, más nada, eso es lo que tenemos que hacer, aquí está esta Constitución, y hay un pueblo, y nosotros tenemos la obligación", afirmó el Mandatario Nacional." (19) 

09/05/10: ""El capitalismo ‘a la venezolana' es uno de los más voraces del mundo", expresó este sábado el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, al mencionar cómo una gran parte de los comerciantes venezolanos fundamentan las ganancias de sus negocios en base a la especulación de los precios." (20) 

14/05/10: "Con Fedecámaras este gobierno no tiene nada que hablar, ni con la burguesía enemiga del pueblo", dijo este jueves el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, al denunciar que la oligarquía venezolana y el sector privado desestabilizador están en plena conspiración económica contra la nación." (21)  

23/05/10: ""Le di la orden al vicepresidente de solicitar a la Fiscalía abrir un procedimiento a empresas Polar, porque si continúa acaparando, habrá que ir por la Polar", aseveró el Primer Mandatario Nacional durante el programa Aló Presidente, Nº 358" (22) 

02/06/10: "El presidente de la República, Hugo Chávez, cuestionó este miércoles al gerente de la Polar, Lorenzo Mendoza y se declaró "en guerra económica" contra quienes lo adversan. "Te acepto el reto Mendoza", dijo cerca de la 1:00 de la tarde, durante una transmisión en vivo en cadena nacional, refiriéndose al titular de empresas Polar. El Jefe del Estado invocó  la guerra económica contra la burguesía, desde la planta de aceite comestible Diana, ubicada en Valencia. La empresa fue nacionalizada hace un año. Durante su intervención cuestionó la explotación de los trabajadores por parte de las empresas privadas y aseguró que los empleados de la Polar han defendido a quien lo explota. "Ellos me declararon la guerra otra vez. Yo la acepto (Fedecámaras, Cavidea, Consecomercio y Polar)", dijo..."Conmigo se les acabó el pan de piquito, caballeritos de la burguesía". "Es una guerra social, económica, política y sobretodo moral", subrayó. "Los capitalistas no le garantizan a ustedes nada", le dijo a los trabajadores." (23)

03/06/10: "Durante una visita a la planta procesadora de aceite Diana, en el estado Carabobo, el jefe de Estado hizo una advertencia al propietario del consorcio fabricante de alimentos, el empresario Lorenzo Mendoza. "Si tú crees que a las Empresas Polar no me atrevo a nacionalizarlas, estás bien equivocado. No te equivoques, Mendoza, porque te vas a quedar sin el chivo y sin el mecate", expresó. Habló sobre las aspiraciones políticas del empresario y recordó que Polar fue utilizada como instrumento para promover la desestabilización económica entre 2002 y 2003, cuando dejaron de producir y distribuir alimentos." (24)

También se ha referido a la capacidad de los trabajadores para dirigir las empresas sin necesidad de los capitalistas, lo cual va en consonancia con los planteamientos a favor del control obrero que proclamó el mes pasado en Guayana.

02/06/10: "Los trabajadores y trabajadoras venezolanas tienen la absoluta capacidad para llevar las riendas de las empresas recuperadas por la Revolución Bolivariana", sentenció el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez. Desde la planta socialista Industrias Diana, ubicada en Carabobo, hizo énfasis en este tema frente a las pretensiones de la burguesía venezolana por hacer creer que el pueblo no cuenta con la madurez para dirigir las industrias rescatadas para la liberación de la mujer y el hombre. En los últimos días esta ha sido la matriz de opinión que ha querido instaurar la oligarquía." (25)

La revolución, como proceso vivo que es, se ha venido desarrollando a lo largo de estos 11 años en los cuales ha pasado por diferentes etapas, ha estado al borde de la muerte como el 11 de abril de 2002 del cual fue rescatada por la lucha heroica de las masas, y también ha estado al borde del triunfo como el 13 de abril de 2002 o luego de la reelección de Chávez el 6 de diciembre de 2006, entre otros, pero, finalmente, la situación todavía no se ha decantado ni para uno ni para otro lado, a pesar, que las fuerzas revolucionarias han tenido una correlación ampliamente favorable durante todo este tiempo. Sin embargo, por eso mismo que es un proceso vivo, la revolución no es eterna, como hemos dicho en más de una ocasión: si la revolución no termina de triunfar al final será derrotada y morirá como ha ocurrido con otras revoluciones a lo largo de la historia. El que la revolución haya durado tanto tiempo es producto de una serie de factores, entre los cuales el principal es la decadencia y la crisis mundial del capitalismo que no ofrece una alternativa atractiva a las masas, sino por el contrario lo que se presenta es desempleo, pobreza y muerte. Esta realidad, evidentemente, juega en contra de la reacción interna que tiene como paradigma un sistema que se desmorona mundialmente. La burocracia reformista que en este momento ocupa buena parte de la dirección de la revolución se ha aprovechado de esta circunstancia particular para ensayar sus utópicas tesis de avanzar hacia el socialismo lentamente, manteniendo la estructura del Estado burgués y a través de modelos de economía mixta que, al no ser ni socialistas ni capitalistas sino un híbrido de los dos, terminan entrabando la economía como se está viendo actualmente. Todo esto está generando que las contradicciones dentro de la revolución se agudicen día a día, mientras el reformismo se encuentra empantanado por su incapacidad de no poder ver más allá de sus narices e insistir con fórmulas fracasadas, la clase obrera se está despertando por todo el país, acicateada en buena parte por el discurso del presidente y a pesar de la parálisis de la dirección unetista, y en la medida que va tomando consciencia de su propio poder empieza a reclamar el papel protagónico que le corresponde en la revolución. Esto último se puede apreciar con fuerza en Guayana, donde se encuentra la crema y nata de la clase obrera venezolana, pero igualmente son alentadoras las noticias que al respecto vienen del centro del país, o de Anzoátegui, o del Zulia, o de los Andes. Lo que falta es que los trabajadores terminen de dotarse de una auténtica dirección revolucionaria, de la cual, afortunadamente, ya comienzan a verse los cimientos. Paralelamente, también Chávez pareciera estar sacando sus propias conclusiones y comprendiendo que el enfrentamiento con los capitalistas es inevitable y que es necesario entregarle el control a los trabajadores para poder avanzar y triunfar.

Ya todo está dicho, la salida del laberinto pareciera comenzar a vislumbrarse, ahora sólo falta pasar de las palabras a los hechos, pues sólo con buenos análisis el capitalismo no será derrotado, es necesario, como decía Lenin, expropiarlo, darle el control a los trabajadores y desmontar el Estado burgués.     

Notas:

(1)     http://www.elmilitantevenezuela.org/content/view/6640/161/

 (2)     http://www.bcv.org.ve/c2/indicadores.asp  

 (3)     http://www.guia.com.ve/noticias/?id=61811

(4)     10/01/10 - www.aporrea.org/actualidad/n148498.html

 (5)    http://www.ultimasnoticias.com.ve/capriles/cadenaglobal/detalle.aspx?idart=2846821&idcat=56657&tipo=2(6)     www.aporrea.org/actualidad/n149796.html.

 (7)     http://www.eluniversal.com/2010/04/23/eco_art_el-dolar-se-dispara_1872595.shtml

 (8)     http://www.guia.com.ve/noticias/?id=61684

 (9)    http://www.el-nacional.com/www/site/p_contenido.php?q=nodo/136730/Economía/Gobierno-evalúa-tres-  propuestas-para-bajar-el-dólar-paralelo

 (10)  25/05/10 - www.aporrea.org/contraloria/n157904.html

 (11)  "La oligarquía del dinero", Domingo Alberto Rangel, Editorial Fuentes, Caracas, 1971

 (12)  08/04/10 - www.aporrea.org/actualidad/n154770.html

 (13) http://www.elnacional.com/www/site/p_contenido.php?q=nodo/116500/Economía/Calculan-que-el-efecto-mínimo-sobre-la-inflación-será-25%

 (14)  www.aporrea.org/actualidad/n158287.html

 (15)  http://www.eluniversal.com/2010/06/07/eco_ava_fedecamaras-va-a-co_07A3977091.shtml

(16) http://www.guia.com.ve/noti/28966/inflacion-no-bajara-con-planes-estatistas--y-mientras-la-propiedad-privada-este-amenazada

 (17)  http://www.eluniversal.com/2010/05/31/eco_art_industriales-reclama_1921252.shtml

 (18)   "La catástrofe que nos amenaza y cómo combatirla", Lenin, Editorial Progreso, Moscú, 1980

 (19)   www.aporrea.org/contraloria/n156913.html

 (20)   www.aporrea.org/actualidad/n156906.html

(21)   www.aporrea.org/oposicion/n157201.html

 (22)   www.aporrea.org/actualidad/n157803.html

 (23)  www.aporrea.org/actualidad/n158521.html

 (24)  www.aporrea.org/contraloria/n158567.html

 (25)  www.aporrea.org/endogeno/n158530.html


window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-148771171-1');