Varios centenares de trabajadores de la Red de Abastos Bicentenario se manifestaron este miércoles 24 de Febrero en Plaza Caracas con la intención de hacer llegar, una vez más, sus denuncias y propuestas al Gobierno nacional para hacer frente a los problemas que sufre la empresa y llamar al Presidente Nicolás Maduro a que escuche la voz de los trabajadores. Los trabajadores asistentes a la marcha eran una representación del colectivo de 9000 trabajadores que integra RABSA, ya que habían decidido previamente que el resto de trabajadores permanecerían en las tiendas prestando sus servicios y garantizando la atención a los usuarios.

Los manifestantes portaban pancartas mostrando su apoyo al proceso revolucionario y apoyando que se castigue a los culpables de corrupción pero solicitando al mismo tiempo que la investigación y castigo “empiece por arriba, por los cargos más altos, desde el Ministro de Alimentación hacia abajo” señalaban varias trabajadoras participantes en la movilización. “Sin control obrero no hay socialismo” “Castigo para los culpables, libertad para los inocentes” “Somos obreros, no bachaqueros” eran `varias de las consignas portadas por los asistentes.

Los trabajadores exigen investigación y castigo para los verdaderos corruptos, empezando por los altos cargos, y que se escuchen de una vez por todas sus propuestas

“Los trabajadores tenemos años exigiendo participación en la toma de decisiones, contraloría social, control obrero, para luchar contra la corrupción y las desviaciones de los gerentes y el Ministerio lo sabe porque hemos presentado infinidad de denuncias, reclamos y propuestas para mejorar la eficiencia, sin que se nos haya hecho caso”, explicaba un trabajador del Gran Abasto de Terrazas del Ávila. “Quienes hablan de corrupción en Abastos Bicentenario sin distinguir entre los trabajadores –que tenemos años denunciando y luchando contra la corrupción- y los altos cargos, sólo ayudan a desviar la atención del fondo del problema, la gestión burocrática y sin rendir cuentas ante nadie de muchos cargos, las designaciones a dedo desde el Ministerio sin consultar a los trabajadores, y además son unos irresponsables ya que están exponiendo a los trabajadores a que el pueblo los culpe y enfrentando a unos trabajadores con otros”, explicaba otro trabajador asistente a la marcha.

“Los trabajadores somos los que conocemos mejor las necesidades de las tiendas y se las venimos planteando al gobierno desde hace años. Cuando se dañó la red de frío fuimos los primeros en denunciarlo y en advertir de las consecuencias que tendría para la rentabilidad de la empresa y para dar un servicio adecuado a los usuarios. También advertimos al Ministerio en reiteradas ocasiones de que no veíamos que las inversiones aprobadas por el Presidente Maduro se concretasen en las reparaciones y mejoras que se necesitaban en las tiendas”, explica uno de los delegados de prevención del Distrito Capital organizadores de la marcha”.

Una trabajadora del Gran Abasto de Terrazas del Ávila añade: “Se gastaba dinero en contratar empresas para reparar el aire acondicionado y éste seguía dañado, tardaron meses en reparar los baños para los usuarios, siguen sin acometerse las inversiones necesarias para reparar daños en almacenes, neveras, cajas y carritos dañados pero se gasta el dinero público en pagar hoteles y viajes a los altos cargos de la Red y del Ministerio. En nuestra tienda (Terrazas del Ávila) tuvimos que ser los trabajadores a propuesta de los delegados de prevención quienes por nuestra cuenta y con nuestros propios medios reparásemos las cajas o limpiásemos los accesos a la tienda. Tenemos videos grabados y pruebas de todo eso. En Macaracuay, durante la guarimba, los trabajadores nos enfrentamos a grupos fascistas para defender la tienda. ¡Y todavía se nos quiere acusar de corruptos y gorgojos!”

“Hemos denunciado en varias ocasiones que la cantidad de carne y otros productos básicos vendida no se correspondía con las cantidades que se decía que llegaban. Por eso pedimos que se abriesen los inventarios y los libros de cuentas a la inspección de los trabajadores y las comunidades. ¿Por qué no se nos hizo caso? Denunciamos que la desviación de mercancía hacia operativos a cielo abierto sin que se realizase un inventario previo y en los que no había cajas registradoras, además de deteriorar la situación de los Abastos y Grandes Abastos, podía ser aprovechada por los corruptos para hacer negocios. Y eso es lo que ha pasado. ¿Cómo se nos puede culpar ahora precisamente a nosotros los trabajadores cuando advertimos al Ministerio y al gobierno de lo que estaba pasando y propusimos alternativas para mejorar problemas como las colas, las mermas (pérdidas por productos dañados o vencidos), las reparaciones e inversiones necesarias en las tiendas?”

“¡Ninguna tienda cerrada! ¡Ninguna desmejora ni reducción de empleo! Los trabajadores estamos en capacidad de dirigir la empresa para acabar con la corrupción y garantizar un servicio de calidad al pueblo”

La intención del comité organizador de la marcha, integrado por delegados del Sindicato Bolivariano SIMBONATRA, otros sindicatos y delegados de prevención de distintos Abastos y Grandes Abastos, era dirigirse pacíficamente por las calles caraqueñas primero hasta la Asamblea Nacional con el fin de poder entrevistarse con diputados del Gran Polo Patriótico y hacer llegar a estos un documento conteniendo muchas de estas denuncias y propuestas, para posteriormente llegar hasta el Palacio de Miraflores para hacerle llegar al Presidente Nicolás Maduro ese mismo documento y que conozca la realidad por la propia voz de los trabajadores. “Tenemos propuestas y las pruebas de las denuncias que desde hace años hemos venido consignando ante el Ministerio de Alimentación y otros organismos oficiales sin que se les haya hecho caso”.

Lamentablemente, efectivos de la Policía Nacional Bolivariana y la Guardia nacional acordonaron la plaza e impidieron a los trabajadores llevar a cabo el plan de movilización inicialmente previsto. Pese a ello, los trabajadores mostrando una vez más su compromiso revolucionario mantuvieron la calma y tras debatir la situación decidieron elegir una comisión de voceros para entregar el documento con sus propuestas y no caer en ninguna provocación que pudiese ser utilizada para intentar desacreditar su lucha tanto por los enemigos declarados de la revolución como por los sectores burocráticos que durante los últimos días se han dedicado a la tarea de intentar crear la matriz de opinión de que son los trabajadores los responsables de la situación de crisis que vive RABSA.

Finalmente, la perseverancia e insistencia de los trabajadores consiguió que la comisión elegida fuese recibida y que acudiesen a entrevistarse con los trabajadores concentrados en Plaza Caracas el viceministro de la Presidencia, César Trompiz, y la viceministra de Alimentación. César Trompiz garantizó a los trabajadores en su nombre y en el del propio Presidente Maduro, que tal como éste explicó en una intervención en televisión, “la inamovilidad laboral y estabilidad en el empleo estaban garantizados” y ante las denuncias de varias trabajadores que habían sido amenazadas por gerentes y altos cargos de RABSA de que serían “botadas” si asistían a la marcha se comprometió a impedir cualquier tipo de represalia. También manifestó la confianza del gobierno en la clase obrera.

A continuación varios de los organizadores y trabajadores tomaron la palabra para agradecer la presencia del viceministro de la Presidencia y la viceministra de Alimentación e insistir en la necesidad de que el gobierno escuche a los trabajadores. También explicaron la inquietud de los trabajadores por el hecho de que en este momento varias tiendas permanezcan cerradas y se esté hablando por parte de gerentes y altos cargos del Ministerio del cierre de otras. Los voceros de los trabajadores llamaron al Gobierno a mantener el proyecto original del comandante Chávez para Abastos Bicentenario, que era el de distribuir y vender directamente al pueblo, a precios solidarios y respetando los derechos de los trabajadores.

“Los trabajadores no nos oponemos a que se distribuya y venda también directamente en los barrios, somos pueblo y vivimos en esos mismos barrios, pero pensamos que en esta coyuntura de desabastecimiento y ofensiva de la derecha es aún más importante mantener los Abastos y Grandes Abastos abiertos. Estamos en capacidad de garantizar el control de la mercancía y del dinero si se abren los libros de cuentas y los inventarios a la inspección de voceros que nosotros mismos elijamos junto a las comunidades” “No queremos más cargos y gerentes designados a dedo que no responden ante nadie, que ni siquiera oyen a los trabajadores y sus voceros; queremos ser los trabajadores quienes dirijamos la empresa porque somos los primeros interesados en que esta se mantenga y mejore, como asalariados de la misma y como pueblo que somos”

La movilización terminó con la comisión elegida yendo a discutir sus propuestas y presentar el documento firmado por los trabajadores al viceministro de la Presidencia y la viceministra de Alimentación y con los trabajadores dando vivas a la revolución y al comandante Hugo Chávez y planteando la necesidad de seguir organizando la lucha por sus reivindicaciones y celebrar asambleas en los centros de trabajo para informar de los resultados de la reunión con los representantes del gobierno y debatir los nuevos pasos a dar para unificar las propuestas y reivindicaciones del conjunto de los trabajadores.

Antes de finalizar la movilización, los organizadores agradecieron el apoyo del Frente Nacional de Lucha de la Clase Trabajadora (FNLCT), cuyo portavoz, Pedro Eusse, se dirigió a los trabajadores animándoles a continuar luchando por sus derechos y celebrar asambleas en todos los centros de trabajo para unificar sus propuestas, así como la presencia de un grupo de trabajadores de Helados Efe en lucha por su contrato colectivo y contra los ataques y arbitrariedades de Lorenzo Mendoza, así como también de trabajadores de Barrio Adentro.