Venezuela

Igual que en el resto del mundo, los accidentes laborales no son fruto de la fatalidad o la mala suerte, como sostienen los empresarios. Son fruto de la tremenda presión y la explotación laboral que se mide en los ritmos de trabajo y en la precarieda