Los trabajadores ocupan el edificio del Capitolio, mientras el gobierno amenaza con ilegalizar la huelga

Los profesores del estado de Virginia Occidental en EEUU, han rechazado la propuesta de acuerdo planteada por los dirigentes sindicales. Desde que publicamos este artículo, los profesores han comenzado una ocupación del edificio del Capitolio del Estado (sede del Gobierno del estado y de la Asamblea legislativa), planteando mantener dicha ocupación hasta que sus justas reivindicaciones sean atendidas por completo. Desde Socialist Alternartive apoyamos completamente a los profesores y profesoras de Virginia Occidental, así como la huelga que están llevando adelante. Estamos siguiendo muy de cerca dichos acontecimientos, y plantearemos campañas de solidaridad tanto a nivel nacional como internacionalmente de cara a que nuestros compañeros y compañeras consigan sus objetivos. A continuación reproducimos el artículo publicado el día que se conocía el acuerdo ahora rechazado.

Animamos a enviar mensajes de solidaridad, especialmente por parte de sindicalistas y organizaciones estudiantiles, a los compañeros y compañeras en lucha a través de la siguiente página de Facebook: https://m.facebook.com/dedicatedteachers (con copia a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Una huelga histórica del profesorado paraliza el estado de Virginia Occidental

El pasado 27 de febrero se anunció que se había llegado a un acuerdo tras cuatro días de huelga contundente entre los profesores de Virginia Occidental y el gobernador del estado. Los detalles del mismo aún no son claros y el acuerdo debe ser aprobado por la Asamblea estatal, pero incluyen importantes incrementos salariales para el personal escolar del estado, muy mal pagados hasta ahora. La huelga de profesores y profesoras, hay que destacar, contó con un seguimiento del 100% en los 55 condados del estado, culminando con concentraciones masivas ante el edificio del Capitolio estatal.

Miles de profesores y profesoras, así como el resto del personal de escuelas e institutos de Virginia Occidental, abandonaron las aulas y cerraron las escuelas en los 55 condados el pasado jueves 22 de febrero protestando contra los incrementos de los seguros sociales, los bajos salarios, la degradación de las condiciones del profesorado y la represión sindical. La huelga continuó el viernes, con padres, madres y estudiantes uniéndose a los piquetes y a las protestas que inundaron el edificio del Capitolio estatal. Profesores y profesoras continuaron la huelga durante la semana siguiente, anunciando la Asociación por la Educación de Virginia Occidental (WVEA) que no abandonarían sus reivindicaciones ante la Asamblea legislativa señalando, "nuestros miembros han hablado y la Asamblea legislativa no".

Además de los bajos salarios, otras reivindicaciones clave son contra los aumentos de las primas de los seguros médicos y contra los recortes en las ayudas de la Agencia de Seguros para Empleados Públicos (PEIA). Esta situación se combinó con un propuesta de presupuestos del estado firmada el miércoles por el multimillonario gobernador republicano Jim Justice, que ofrece un irrisorio aumento del 2% para los educadores en un estado que ocupa ya el puesto 48 respecto al salario medio que cobran los docentes. Los profesores plantean que el proyecto de presupuestos no compensa el aumento de los costos del seguro de salud PEIA así como el incremento de los costes de la vida en un momento en que el sistema escolar del estado pierde nuevos profesores y profesoras en beneficio de otros estados con mejores salarios.

El gobernador Jim Justice, que nunca ha sido un defensor de los trabajadores, ha derramado lágrimas de cocodrilo por los profesores y profesoras sindicalizados señalándoles, "sé que estáis mal pagados, y que no se reconoce vuestro trabajo”. Justice es un multimillonario magnate del carbón cuyas compañías mineras tienen una larga historia de impago de impuestos y violaciones de la seguridad laboral que le valieron el título de "máximo criminal en el ámbito de la seguridad minera". Un artículo de 2016 de la NPR (National Public Radio) reveló que las tasas de heridos en sus minas doblaban la media nacional y violaciones de la seguridad laboral cuadriplicaban la media nacional.

En 2016, Justice obtuvo el respaldo de la WVEA como candidato del Partido Demócrata sobre su oponente Jeff Kessler, apoyado por Bernie Sanders. Después de ganar las elecciones, Justice anunció su regreso al Partido Republicano en 2017 en un mitín de Trump tras una serie de reuniones con dicha administración respecto a una iniciativa sobre la energía del carbón. Los profesores sindicalizados apoyaron a Justice ya que prometió mejorar sus condiciones, pero en su lugar se ha alineado con el Partido Republicano de Trump, que ha iniciado una ofensiva contra los trabajadores con una reforma fiscal salvaje y mediante el intento de derogar la Ley sobre Protección al Paciente y Atención Médica Asequible.

Dado que la negociación colectiva y las huelgas del sector público son ilegales según la ley estatal en Virginia Occidental, el fiscal general, Patrick Morrisey, ha amenazado a los profesores y profesoras en huelga con un requerimiento judicial que les obligue legalmente a volver al trabajo. A pesar de esto el profesorado no se ha dejado intimidar por esta amenaza del fiscal general. El factor más importante en la lucha actual que puede frenar la actuación del estado es la solidaridad masiva y el apoyo ya mostrado por el conjunto por los trabajadores de sector público y por parte de otros trabajadores sindicalizados.

Este intento para detener la movilización colectiva de la clase trabajadora a través de la intimidación se produce al tiempo que la Inspección educativa en Texas amenaza con sancionar a cualquier estudiante que salga a protestar contra la violencia armada tres el tiroteo de Parkland, Florida, el Día de San Valentín. También se hace eco de la legislación represiva impulsada contra el derecho a manifestarse y contra la libertad de expresión que se ha extendido a casi 20 estados después de las elecciones de 2016. Estos intentos para acallar las opiniones políticas añaden un peso significativo a la próxima decisión de la Corte Suprema en el caso Janus vs. AFSCME, que trata de presentar cuotas sindicales equitativas como una violación de la primera enmienda, y supone una seria amenaza para los sindicatos del sector público a nivel nacional.

Existe una larga historia de conflictos laborales militantes en Virginia Occidental. Algunos aún siguen en la memoria de muchos, como las huelgas nacionales de los mineros en la década de los 70 que paralizaron a las poderosas corporaciones mineras. Otros se remontan a los turbulentos acontecimientos de la década de los 30 e incluso a momentos anteriores, en la época decisiva de desarrollo de los sindicatos en los Estados Unidos, como en el caso de la batalla de Blair Mountain. Esta última ha marcado fuertes tradiciones de solidaridad que son ahora cruciales para ganar la huelga actual. Otros sindicatos, así como padres, madres y estudiantes, han organizado acciones de cara a apoyar a los profesores. ¡Esta presión incluso ha obligado a algunas juntas escolares y a algunos inspectores educativos a expresar su apoyo a dicha huelga “ilegal”!

La clase obrera en los EEUU está luchando contra los bajos salarios, contra los planes parasitarios de los seguros médicos y contra los ataques a los derechos sindicales de los trabajadores con los que poder luchar por mejores condiciones. Pero cuando los trabajadores estamos organizados, usamos nuestra fuerza colectiva, y tenemos el coraje y la voluntad de estar unidos a pesar de los intentos por intimidarnos y silenciarnos, podemos obtener victorias reales contra el sistema capitalista que nos explota y oprime. La determinación militante de los profesores y profesoras en huelga de Virginia Occidental y las huelgas estudiantiles por todo el país en respuesta a la epidemia de matanzas de escolares en diversos Institutos está dando confianza a millones de personas trabajadoras en la luchar por mejorar sus condiciones y construir un mundo mejor.

 Socialist Alternative se solidariza con los profesores y profesoras en huelga de Virginia Occidental que ya ocupan su lugar en la historia junto a todos aquellos trabajadores y sindicalistas que a lo largo de la historia estadounidense se negaron a retroceder frente a las amenazas de patrones y políticos para impedirles tener una vida mejor.