Medioambiente

El capitalismo es un virus para el planeta

Desde que en el mes de diciembre se conociera la aparición de la Covid-19 en la ciudad de Wuhan, más de 271.000 personas han muerto en el mundo a causa de dicho virus y según datos oficiales, que no reales, hay más de 3,8 millones de casos confirmados de personas contagiadas. Pero un microorganismo por sí solo no explica la pandemia. A lo largo de las últimas semanas han sido muchos los científicos de todo el mundo que han indicado que la aparición de este virus y muchos otros —Ébola, VIH, etc.— está ligada a la destrucción de la biodiversidad que se está produciendo a lo largo del planeta y que está contribuyendo a la aceleración del cambio climático que amenaza la vida futura en el planeta.

La expresión “medio ambiente” fue citada 89 veces por Xi Jinping en su informe al 19° Congreso del Partido "Comunista" Chino, incluso más que la palabra "economía". Se han enviado equipos de investigación del gobierno central a las provincias para verificar el progreso de las medidas acordadas contra la contaminación, y diversos informes señalan que más de 12.000 funcionarios y 18.000 empresas han sido imputados por esta causa.

Tanto el Protocolo de Río, como posteriormente el de Kioto o el de París, plantean medidas capitalistas para frenar el cambio climático, poniendo como prioridad número uno no la defensa del medioambiente sino evitar, en todo momento, cualquier medida que pueda afectar al comercio mundial, es decir, al libre mercado entre capitalistas. Y, ¿cuál es el resultado tras más de cuatro décadas?

La mayoría de las organizaciones ambientalistas han sido creadas por la nobleza europea, principalmente británica como las siguientes: La Real Sociedad Geográfica, La World Wildlife Found (WWF), Centro Mundial de Recursos (CWI), Green Peace. Todas es

 

La propaganda capitalista ha trabajado a toda máquina para vendernos la Cumbre del Clima de París, que terminó el pasado 12 de diciembre, como un avance histórico que pone los cimientos para frenar el calentamiento global provocado por la emisión de gases de efecto invernadero como consecuencia de la actividad industrial. 
El optimismo con el que se abordó esta cumbre, la vigésimo primera realizada, radicaba en la participación de 195 países, la práctica totalidad, incluyendo a China y Estados Unidos, los mayores emisores de CO2 a la atmósfera con el 25,3% y el 14,4% del total, respectivamente.


Desde hace décadas científicos y organizaciones medioambientales de todo el mundo advierten del cambio climático que se está produciendo en nuestro planeta, con consecuencias devastadoras para la supervivencia de las especies, incluyendo la humana.

window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-148771171-1');