em_10.jpgEscalada violenta del imperialismo, desabastecimiento, saboteo...


¡Contra las agresiones del imperialismo y sus títeres¡
La clase obrera debe construir el PSUV y luchar por erradicar el capitalismo y la burocracia

 

Los hechos acaecidos el sábado 1º de marzo en el Ecuador, donde resultara asesinado Raúl Reyes (segundo líder de las FARC) junto con un grupo de guerrilleros, confirman una vez más la existencia de planes del imperialismo norteamericano para intentar frenar el avance de la revolución en la región.

Uribe, lacayo de EE.UU.; enemigo de los pueblos de Colombia y Venezuela

Los intereses del imperialismo y de la oligarquía colombiana, de la cual Uribe es un fiel representante, no tienen nada que ver con el deseo de paz de los campesinos y trabajadores del país hermano. Uribe ha demostrado el enorme desprecio que siente hacia su pueblo saboteando la lucha por la paz. Esto no es casual: responde a los planes del imperialismo para implantar sus políticas de guerra en América Latina utilizando como base militar a Colombia.

El periodo de turbulencia y cambios bruscos en los que ha entrado el mundo encuentra en Latinoamérica uno de sus más claros escenarios. Bush tiene poco tiempo y está decidido a jugarse las cartas que le quedan para desestabilizar a los gobiernos progresistas de la región y para ello cuenta con sus lacayos, que le hacen el trabajo sucio desde fuera y desde dentro.     

Mientras el imperialismo y la oligarquía internacional concentran sus fuerzas en intentar frenar la revolución mediante la amenaza de guerra, desde dentro la burguesía nacional también  hace su trabajo. El gobierno ha dado a los empresarios ciertas concesiones, como facilidades para la adquisición de divisas y la aceptación de las subidas de precios para varios productos que estaban regulados. Esto ha sido un grave error. El empresariado sigue jugando a la muerte lenta de la revolución. La situación de desabastecimiento persiste. El gobierno intenta paliar este peligro con una mezcla de amenazas (que no acaban de concretarse en hechos)  al tiempo que aumenta  las importaciones a través de Mercal y PDVAL. Así como ha intentando activar el aparato productivo poniendo toda su confianza en sectores empresariales "nacionalistas". Pero, ¿puede esto solucionar el problema? La respuesta es NO.

El poder adquisitivo del venezolano ha mejorado en los últimos años, producto de las políticas sociales impulsadas por el Presidente Chávez. Sin embargo, los empresarios están haciendo grandes negocios y han duplicado sus ganancias, pero la burguesía no ha invertido ni ha creado nuevas industrias ni puestos de trabajo. Esto demuestra el carácter reaccionario y parasito de la burguesía.

La burguesía venezolana hace tiempo que demostró que ni puede ni quiere desarrollar las fuerzas productivas. Con esta actuación se suman a los planes de guerra sucia que está armando el imperialismo. En este contexto, las políticas reformistas han pasado a ser un obstáculo absoluto para el avance de la revolución.


El PSUV expresa la presión de las bases


El rechazo de las masas hacia el capitalismo, el reformismo y el burocratismo es cada vez mayor. Esto lo saben bien la burguesía y los burócratas, y actúan en consecuencia. Los únicos que no parecen verlo son los sectarios. En  todas  las  asambleas del PSUV se ha  demostrado  el  enorme  potencial  que existe para que  el partido  se convierta en el instrumento del pueblo revolucionario para implementar la revolución socialista en Venezuela. Este enorme potencial revolucionario debe ser movilizado, organizado y agrupado.  El propio Presidente Chávez planteó que el PSUV debe salir a la calle a defender y profundizar la revolución, a luchar contra el desabastecimiento, el saboteo, la corrupción y el burocratismo. Pero eso sólo lo puede hacer un PSUV libre del control de los burócratas y reformistas, un PSUV basado en la participación y el control de las bases. Este fue el anhelo expresado por los delegados, voceros y militantes en el Congreso del partido.


El PSUV debe convocar a los sindicatos revolucionarios y organizaciones campesinas para organizar la toma y ocupación de fábricas contra el saboteo y desabastecimiento


La revolución sólo mantendrá su apoyo si afronta de manera urgente las tareas pendientes. Es necesario aplicar políticas realmente socialistas para neutralizar el avance de la contrarrevolución: expropiar a la burguesía, organizar la toma y ocupación de fábricas y demandar la nacionalización bajo control obrero de la banca, la tierra y los principales grupos industriales privados, empezando por la industria agroalimentaria (Polar, etc) para luchar contra el desabastecimiento y la especulación. Sólo de este modo se podrán resolver los problemas que sufrimos. Las bases revolucionarias responderán con entusiasmo, como lo hicieron cuando se anuncio la nacionalización de CANTV, la Electricidad de Caracas o la Faja del Orinoco.
Todas estas tareas deben realizarse pero no para poner esa riqueza bajo el control de la burocracia estadal sino bajo control de un genuino estado revolucionario basado en Consejos de Trabajadores, estudiantes y comunidades formados por voceros elegibles y revocables en todo momento.


Los revolucionarios debemos luchar dentro del PSUV por un partido que sirva como herramienta para llevar a cabo este programa. La clase obrera debe jugar su papel protagónico, junto con los campesinos los jóvenes y los estudiantes, en la construcción del PSUV. También los soldados. La amenaza bélica del imperialismo demuestra que es urgente construir el PSUV  en el seno de la FAN.


Los marxistas de El Militante proponemos una Conferencia del PSUV y de sindicatos revolucionarios, organizaciones campesinas y populares para organizar la lucha contra el desabastecimiento, por el control obrero y la toma y expropiación de todas las empresas cerradas, abandonadas o utilizadas para sabotear la economía. Para debatir esta propuesta e impulsarla dentro del partido proponemos un Encuentro de Jóvenes, trabajadores y campesinos que apoyamos al PSUV el 5 de Abril en Caracas


El imperialismo ha usado todas sus armas: saboteo económico, golpes de Estado, desabastecimiento, campañas comunicacionales,  trampas jurídicas y ahora la guerra. Hoy no basta decir no volverán sino que hay que asegurarse de que no vuelvan. Hay que  erradicar el capitalismo de suelo venezolano. Es la única forma de hacer que el proceso revolucionario en la región sea irreversible.


  
¡SUSCRIBETE A EL MILITANTE!


Lleva El Militante a tu batallón socialista, a tu circunscripción y discútelo con cada uno de los militantes del PSUV, comisionados, obreros, campesinos, estudiantes. Si quieres recibir El Militante mensualmente envía un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o llama al 0416.177.52.76  
El Militante    Precio    Colaboración
10 números    15 BF    20 BF
30 números    45 BF    50 BF