Miles de jóvenes politécnicos han salido a las calles para desafiar los planes privatizadores que se han lanzado a través de la Ley Fassnacht. Esto es una réplica del movimiento del 2014, todas las vocacionales asistieron con contingentes, la mayoría de las escuelas superiores también salieron con los distintivos de cada una de sus carreras. Una vez más el movimiento ha roto todas las expectativas; bastaron unos cuantos días de agitación y todo el ambiente cambio en el IPN.

El clásico “huelum” y los gritos contra Peña Nieto y el Director General invaden las calles por donde pasa esta increíble muestra de conciencia y organización estudiantil.

La Ley Fassnacht

La ley Fassnacht implica que el Politécnico queda desmembrado, las vocacionales ya no son parte integral del IPN, sino que quedan a cargo de una subsecretaria de la SEP. Este es uno de los puntos más candentes porque es la concreción de aquel plan que durante la huelga del 2014 negaban las autoridades y el gobierno de Peña Nieto. De esta forma las Vocacionales entran al Sistema Nacional de Bachillerato y con ello se continúa su conversión a escuelas de “tronco común” cosa que a resumidas cuentas significa destruir el nivel académico del que siempre gozó el bachillerato del IPN.

Los derechos laborales del personal administrativo y académico también sufren transformaciones y ahora quedan, directamente, en la órbita de la reforma educativa. Los órganos auxiliares también pasan a manos de la misma SEP. De hecho hay dudas en torno a la situación del nivel posgrado, ya que la Ley Fassnacht también quiere eliminarlo del IPN.

Por si fuera poco, el Consejo General Consultivo del IPN, que es el órgano superior interno, no fue ni siquiera informado en tiempo y forma, ellos se enteraron como todos mediante la circular que el mismo Fassnacht distribuyó en las escuelas y centros de estudio.

No hay nada resuelto

La huelga del año 2014 cerró con un acuerdo que en esencia aceptaba la inmensa mayoría de lo exigido por el movimiento. El mismo Secretario de Gobernación, Osorio Chong, y Peña Nieto aceptaron que las demandas habían sido solucionadas. Sin embargo a poco más de un año, no sólo no se ha cumplido una sola de las demandas sino que además ahora se ha dado paso al desmembramiento del IPN. El congreso politécnico ha sido aplazado gracias a las maniobras de las autoridades politécnicas que en realidad no quieren un órgano donde se expresen los estudiantes, trabajadores y profesores.

Osorio Chong y Peña Nieto demuestran su verdadera cara, se trata de un gobierno que recurrirá a todo tipo de artimañas para atacar los derechos de la juventud y frenar sus luchas.

Todos los estudiantes a las calles

En realidad el desmembramiento del IPN es una ley que se aplicará en todas las universidades. La UNAM también está en riesgo de ser separada, la UAM puede perder esa unidad de los planteles superiores. Este es el mismo plan que se aplica a las escuelas a nivel básico y el mismo que se intenta aplicar al sector salud. Al quedar divididas en pequeñas unidades entonces es mucho más fácil el ataque desde el gobierno hacia cada una de ellas.

Es necesario que todos los estudiantes salgamos a las calles, primero para respaldar la lucha del IPN y luego para defender nuestras propias escuelas.

En el Poli deben hacer un llamado inmediato a esta unidad en las calles, es la única forma en que se podrá derrotar a Peña Nieto