Producto de la trampa que cocinan el Imperialismo con los capitalistas, el Ejecutivo, el Parlamento y la Iglesia boliviana a través de la tercera renuncia de Mesa, y la sucesión constitucional, el movimiento de los trabajadores tiende a radicalizarse con la consigna de ¨Ni Vaca, ni Cossio, el pueblo al poder”. Sin embargo, hasta ahora, la descoordinación de las luchas es una traba para conseguir esta histórica y revolucionaria tarea.

Hormando Vacadiez pide paz social para poder sesionar.
Vaca Diez, el presidente de la cámara de senadores y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria –MIR- condicionó la reunión congresal a una eventual pacificación del país.

Identificados como los representantes de las logias y la oligarquía cruceña, Vacadiez y Mario Cossio, parte del stablishment putrefacto capitalista que sostuvo al Goni Sánchez de Lozada, comienzan a ser el centro de la furia que comienza a apoderarse de los alteños que están en las barricadas y reclaman a sus dirigentes que radicalicen las medidas de presión.

Ante esto los dirigentes de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) y la Central Obrera Regional (COR) de El Alto, anunciaron que las medidas de presión que ejecutan en torno al paro cívico sindical indefinido se radicalizarán si Hormando Vaca Diez o Mario Cossio asumen el mando del país ante la renuncia del presidente de la República, Carlos Mesa.

Por otro lado, Vacadiez declaro “que el Jefe de Estado seguirá en Palacio de Gobierno hasta que el Congreso Nacional se instale y decida sobre la sucesión presidencial en el marco de la Constitución”. Luego continua “la resolución de la crisis que vive Bolivia debe darse en el marco de la institucionalidad democrática y de la Constitución Política del Estado”.

"Si sesionamos bajo el marco de presión, las decisiones pueden ser tomadas al calor de la presión, de algunos centenares de ciudadanos y no en el marco de la representación de 157 diputados y senadores de la República y cuya legitimidad nace de los votantes que representan a casi 10 millones de habitantes". Es de esta manera que Vacadiez trata de desgastar al movimiento de los trabajadores por un lado, y de tratar medir fuerzas para ver la posibilidad de reprimir a los trabajadores.

En realidad la situación política en nuestra tierra del altiplano es incierta. Si bien es cierto el movimiento político de los trabajadores se encuentra a la ofensiva, los rumores de golpe de Estado derechista se dejan oír.
Hace unas horas antes, el empresariado cruceño se pronuncio por una inmediata convocatoria a las elecciones. Y a la misma vez comienzan a reclutar gente para integrar la Unión Juvenil Cruceñista-UJC-.

Una vez más sobre la contrarrevolución en Santa Cruz.
La UJC, una organización que responde al mando del Comité Cívico Pro Santa Cruz con claros tintes racistas, anunció la formación de grupos de choque para desbloquear las carreteras-www.bolpress.com-.

Según reportes periodísticos, hasta ahora cuenta con 800 voluntarios mayores de 18 años. Todo esto con el objetivo de derrotar los bloqueos de nuestros hermanos campesinos que han aislado a la oligarquía cruceña del resto del país sin la posibilidad de acceder al petróleo.

Es esta desesperación la que conlleva a que una fracción de la burguesía piense en la necesidad de apelar a un golpe de Estado. Pero este golpismo derechista tendría que ser contundente como cuando la dictadura de Pinochet en Chile. De lo contrario, lo único que lograrían es agitar la llama de la revolución obrera y campesina. Y es justamente este temor a que el látigo de la contrarrevolución haga avanzar la revolución socialista boliviana la que por ahora le obliga a la clase dominante a solucionar la crisis revolucionaria a través de la institucionalidad “democrática”.

El Cabildo Abierto del 07 de Junio y la movilización para tomar el Parlamento y Palacio de Gobierno.
A las 11:00 am comenzó el cabildo abierto convocado por las organizaciones en pie de guerra en la Pza de los Héroes.

Desfilaron las delegaciones de cientos de cooperativistas mineros recién llegados, así como las delegaciones de los compañeros de AYO-AYO, la UPEA, UMSA, CONAMAQ-marcas y ayllus-, FEJUVES, gremiales, maestros, fabriles, comunidades campesinas, etc.

Entre los discursos más destacados estuvieron la de los compañeros de la FEJUVE de El Alto, el Movimiento Sin Tierra-MST- y de los mineros. Todos haciendo eje en el rechazo a Mesa, el Parlamento y el llamado al dialogo de la Iglesia. Todos enfatizando la declaración de la FSTMB donde dice “ha llegado el momento del gran salto cualitativo y revolucionario encarnado en la gran consigna de nacionalización de hidrocarburos". Luego continua "…debemos convocar a los movimientos combatientes a ser parte de la Gran Asamblea Popular Nacional que desplace al actual Parlamento corrupto y neoliberal".

El compañero dirigente minero declaro “durante décadas hemos sido explotados por estos burgueses, es hora de que los mineros y el pueblo pobre boliviano luchemos por la nacionalización de los hidrocarburos y esto significa la lucha por la toma del poder”.

De igual manera los compañeros estudiantes de la Universidad Publica de El Alto-UPEA- intervinieron planteando la pelea de los estudiantes junto a su pueblo y por la nacionalización de los hidrocarburos.

Las consignas mas sonadas del movimiento revolucionario son “fuerza, fuerza, fuerza, fuerza compañeros, que la lucha es dura pero venceremos”, “Ni Vaca ni Cossio, el pueblo al poder”. La consigna sobre la Asamblea Constituyente va quedando relegada a un segundo plano mostrando así la madurez de la vanguardia revolucionaria boliviana.

Lamentablemente, el Comando Revolucionario del Pueblo, es decir la dirección política de la Asamblea Popular, no se pudo discutir porque a eso de las 12:30pm empezó la represión policial capitalista.

Sin embargo, los mineros, maestros y estudiantes demostrando nuestra convicción y fuerza de combate revolucionario no nos dejamos amedrentar y fuimos a pelear por nuestra tierra andina y por nuestra liberación.

Cuando estábamos por las cercanías de la Pza Murillo se acercaron las tropas policiales por ambos lados provocándonos y así tratando de acorralarnos para vencernos.

Resistimos como 30 minutos arengando consignas como “fusil, metralla, el pueblo no se calla”, “el pueblo unido jamás será vencido”, “motín policial”.

Lamentablemente, nuestra valentía y convicción por ahora no pueden vencer a las armas policiales como sus bombas lacrimógenas especiales que disparan 5 con un solo disparo.

Hasta el momento tenemos 2 hermanos campesinos muertos según lo que informo El Mallku y un compañero minero con la perdida de un brazo producto de una bala imperialista. Es por esta razón que es fundamental la organización de la Asamblea Popular ahora.

Por la organización de la Asamblea Popular para imponer nuestro gobierno obrero y campesino.
El día de hoy se han sumado a la lucha más sectores sociales. Según información oficial existen 61 puntos de bloqueo en el país, los mismos que aislaron a La Paz, Santa Cruz, Cochabamba, Oruro, Potosí, Sucre y Tarija.

En la misma Santa Cruz, los empresarios comenzaron a sufrir los efectos del bloqueo que amenaza con dejarlos sin combustibles. Esto debido a que la Asamblea del Pueblo Guaraní (APG) se sumó a las protestas que piden la nacionalización de los hidrocarburos.

Esta coyuntura crea las condiciones para comenzar a construir la Gran Asamblea Popular acordada en el Cabildo Abierto del día de ayer. No podemos seguir descoordinados con los compañeros campesinos de Omasuyos –solo ellos llegan a 10 mil-por un lado, los mineros por otro, y así sucesivamente. Es necesario dotarnos del Comando Revolucionario del Pueblo-CRP- de una vez por todas.

Esto con el objetivo de empezar el desarrollo de los embriones del poder obrero-campesino en todo el país. Luego, tenemos que coordinarlos y fortalecerlos hasta desembocar en el nuevo poder de los trabajadores.

Este CRP también debe organizar los Comités de Autodefensa, con perspectivas a las milicias obreras y campesinas como en el 52, para derrotar a la contrarrevolución en Santa Cruz y las fuerzas represivas del Estado putrefacto burgués.

Por una herramienta de combate

Para lograr concretizar estas ideas invitamos a todos aquellos compañeros que a que se sumen a esta tarea con un compromiso auténticamente militante y revolucionario, para llevarlas a todos los rincones de nuestra nación oprimida.

Es imperativa la solidaridad revolucionaria de los trabajadores peruanos, ecuatorianos, chilenos, etc., latinoamericanos y del mundo.

Finalmente, y por las razones expuestas anteriormente y por la derrota de los planes contrarrevolucionarios del Imperialismo, se hace una necesidad histórica la solidaridad revolucionaria del movimiento de los trabajadores de la región andina e internacional. Esta solidaridad puede expresarse en declaraciones, protestas hacia la embajada de Bolivia en sus respectivos países, así como charlas en las universidades y sindicatos con firmas de los dirigentes y las bases de nuestra clase trabajadora en apoyo a la revolución boliviana, que es parte de la revolución andina y latinoamericana.

¡Por la organización de la Asamblea Popular revolucionaria!
¡Revolución o Muerte!
¡Venceremos!
¡Proletarios del mundo uníos!