El viernes 11 de julio el Tribunal Supremo del régimen iraní confirmó la sentencia a muerte contra Farzad Kamangar, un profesor, periodistas y activista de la sociedad civil por su presunta militancia en el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en Turquía.

Esta decisión es la conclusión de la apelación preparada por su abogado, Khalil Bahramian, contra el veredicto de un tribunal ordinario. Bahramian dijo lo siguiente: "... Yo esperaba que los cinco jueces del Tribunal Supremo por lo menos estudiarían este caso. Cualquiera que haya sido la forma de la investigación o los procedimientos legales, todo contradice la ley..." kamangar.gif

Todo lo que puede hacer ahora Bahramian es hacer una apelación final al presidente del Tribunal Supremo para que nombre a "jueces imparciales" que revisen el caso. Si eso falla entonces espera que las organizaciones internacionales de derechos humanos y otras actúen para presionar al régimen iraní y que libere a este profesor inocente.

El juicio "original"

Según Bahramian, el Tribunal Revolucionario del régimen iraní aprobó la sentencia a muerte contra este profesor kurdo de 33 años el 25 de febrero de 2008, el fiscal "no presentó absolutamente ninguna prueba" que sustentara este caso. El juicio fue a puerta cerrada y duró menos de cinco minutos "con el juez pronunciando la sentencia de muerte sin ninguna explicación y abandonando rápidamente la sala". Después, el 27 de mayo, la judicatura por primera vez confirmó la condena a muerte.

Farzad Kamangar es profesor en la Escuela Técnica y Laboral de Ciencias y escribe en la revista mensual cultural-educativa Royan, propiedad de la Oficina de Educación Kamyaran. También es miembro de la Asociación Ecologista Easak de Kamyaran (en el sur del Kurdistán iraní).

Las fuerzas de seguridad del régimen iraní detuvieron a Kamangar en julio de 2006, poco después de que llegara a Teherán procedente de Kamyaran, junto con dos activistas kurdos de derechos humanos: Alí Heydarian y Farhad Vakili. Desde su detención, las autoridades le han tenido internado en varias prisiones, en Kermanshah, Sanandaj y Teherán. En una carta escrita desde la prisión de Sanandaj en octubre de 2007, Kamangar daba detalles sobre su tortura, su familia y su abogado han visto pruebas claras de ello cuando le visitaron. Ha tenido que ser ingresado dos veces en la enfermería de la prisión debido a los efectos de las torturas.

Bahramian ha dicho anteriormente que el juicio y la sentencia a muerte son una prueba de la "discriminación contra los kurdos" dentro del sistema judicial. En realidad es una práctica común de este régimen condenar a los periodistas de las minorías étnicas, además de a los activistas obreros y demás, sin ninguna prueba, después durante sus estancias en prisión les tratan violentamente (o mientras esperan la ejecución) y las cárceles están lejos de sus casas (o incluso de la provincia).

Apoyo público

Muchas personas de Kamyaran, e incluso el que dirige las oraciones de los viernes en Kurdistán, han firmado peticiones exigiendo la liberación de Farzad Kamangar. Unos ciento treinta y seis profesores de la ciudad también han firmado la declaración, confirmando que Kamangar respeta la ley. Mehrdad Kamangar, hermado de Farzad, ha dicho lo siguiente: "El sistema legal no tiene prueba que demuestren la pertenencia de Farzad al PKK".

Farzad Kamangar debe ser liberado inmediatamente y sin ningún cargo, y los responsables de su encarcelamiento y torturas deben rendir cuentas por ello. Ayudadnos a presionar al régimen iraní enviando correos electrónicos de protesta al presidente Mahmoud Admadineyad.

Red de Solidaridad con los Trabajadores Iraníes

15 de julio de 2008

Para más noticias sobre la situación de los profesores iraníes