Por una autentica organización  internacional de lucha de los trabajadores

Luchar es la única opción para la clase obrera poder salir de la crisis económica y social que ofrece el sistema capitalista a Venezuela y al planeta. La conflictividad laboral y el empobrecimiento de los trabajadores son evidentes. Capitalistas y burócratas pretenden imponer la miseria, el desempleo y retroceso a trabajos esclavos, agrandando sus riquezas a costa del hambre de los pueblos, aumentando la agresión y violencia con el aparato de represión militar, parapolicial, judicial, etc.

Alianza de la burguesía y la burocracia contra la clase trabajadora

La clase obrera venezolana, después de haber logrado importantes conquistas fruto de las movilizaciones de masas durante el gobierno de Chávez, está retrocediendo en sus condiciones de vida y derechos de forma dramática. Los trabajadores enfrentamos ataques brutales, viviendo traiciones y desmejoras sociales. Los salarios no alcanzan para comer un día (3 $/mes), teniendo que trabajar en condiciones miserables; se prohíben protestas por órdenes de tribunales, también se están realizando despidos injustificados, hasta de mujeres embarazadas, encarcelamientos de luchadores obreros, saboteo y desconocimiento de elecciones sindicales e incluso sufrimos asesinatos de luchadores obreros y populares

Mientras, la burocracia mantiene un discurso y verborrea  socialista cuyo único propósito es confundir a los trabajadores y continuar sus planes de alianza con la burguesía y un sector del imperialismo. Lejos de avanzar al socialismo, como en un momento propuso Chávez, tenemos todo lo contrario: recortes brutales en los derechos democráticos y sociales.

Los empresarios, opositores y pro-gobierno, aplican la misma guerra económica contra el pueblo. La burocracia está compinchada con ellos. Los empresarios reciben grandes beneficios del gobierno mientras promueven “renuncias voluntarias” de trabajadores. El trabajo informal y precario, según cifras extra oficiales, supera los 6 millones, incluidos ministerios, gobernaciones, alcaldías y empresas públicas. Mientras el parasitismo rentista petrolero de los capitalistas aumenta (ejemplo el arco minero), la productividad de las empresas públicas y privadas está paralizada y la respuesta del estado está siendo manipular a la población con políticas clientelares, sostenida en las importaciones, fomentando juegos mafiosos de triangulaciones comerciales.

Contra el enfrentamiento de bloques imperialistas por el reparto del mundo.  ¡Unidad y lucha de la clase obrera por una autentica  internacional de los trabajadores!

El capitalismo sufre un rechazo creciente en todo el mundo. Si no fuera así, el imperialismo estadounidense y sus títeres venezolanos ya habrían conseguido sus objetivos en Venezuela. La confrontación entre EEUU-Rusia-China por controlar los mercados y territorios es una muestra de debilidad del sistema. Desde el punto de vista de los trabajadores todas estas potencias imperialistas son reaccionarias, tanto los imperialistas estadounidenses como los chinos y rusos, que compiten por el mercado mundial y donde la clase trabajadora es explotada y carece de derechos políticos. Rusia y China son un modelo para la burocracia, no para la clase trabajadora.  Nuestra única salida es la unidad con los oprimidos de otros países, con la clase trabajadora y campesinos, para luchar contra los  explotadores, sea cual fuere su nacionalidad, construyendo una auténtica internacional de trabajadores para terminar con el capitalismo.

Por una izquierda revolucionaria con un programa anticapitalista y antiburocrático

Ante las elecciones presidenciales del 20 de Mayo, para impedir la vuelta al poder de la derecha pro-imperialista más reaccionaria y defender nuestros derechos y reivindicaciones, debemos construir nuestra propia fuerza revolucionaria en los barrios, las empresas y la calle. Forjar una verdadera solución a la crisis galopante que sufrimos. Votar ya no basta para salvar al país y la clase trabajadora de su miseria. Es hora de la acción y la organización de los revolucionarios, de la vanguardia de la clase obrera, entre las bases criticas del chavismo, para construir una izquierda revolucionaria que luche contra la derecha, contra los capitalistas y también contra la burocracia.

En Venezuela el movimiento obrero tiene que luchar por deslastrarse de la burocracia sindical y política que la ha disgregado y paralizado, los cuales viven negociando los intereses de la clase obrera, reciben órdenes de su amo burgués, hacen el papel de gestores políticos idénticamente como pasaba en la cuarta república, bañándose de una falsa imagen de luchadores o dirigentes de partidos históricos. La única alternativa para la clase trabajadora venezolana y mundial, es creer en sus propias fuerzas, desarrollar su vanguardia revolucionaria, construir un partido marxista y un programa de reivindicaciones que entregue verdaderamente el poder al proletariado.

Luchemos por:

  1. 1. Subidas salariales por encima de la inflación, que cubran el poder adquisitivo real de los trabajadores.
  2. 2. Ninguna destrucción de empleos en empresas públicas y privadas. Reenganche inmediato de todos los trabajadores despedidos arbitrariamente.
  3. 3. Apertura de los libros de cuentas, inventarios de todas las empresas públicas y privadas a la inspección de los trabajadores y comités de vecinos. Cárcel a todos los burócratas corruptos y empresarios especuladores.
  4. 4. Monopolio estatal del comercio exterior bajo gestión directa de los trabajadores y el pueblo para garantizar alimentos, medicinas y todas las necesidades, a precios accesibles.
  5. 5. Gestión obrera directa de las empresas bajo consejos de trabajadores para acabar con la corrupción y agresión a los trabajadores .
  6. 6. No al pago de la deuda externa, luchemos contra los gobiernos imperialistas y por la unidad de los pueblos.
  7. 7. Por una autentica organización internacional de los trabajadores que luche contra el capitalismo y el imperialismo en todas sus formas.

        !Unete a Izquierda Revolucionaria (IR), sección venezolana del Comité por una Internacional de Trabajadores!