El empresario José María Massa Servitja, dueño de Laboratorios Leti, SAV, no desaprovecha ninguna oportunidad que brinda la burocracia para sacarle dólares a la economía del país. El 23 de febrero de 2018 se encontraba nuevamente entre las siete (7) principales empresas farmacéuticas del eje Guarenas -  Guatire que recibía el financiamiento para la exportación, el acuerdo de un canal libre de exportación, mejoras de infraestructuras y participación en los servicios públicos del estado Miranda de la manos del propio Gobernador Héctor Rodríguez, del PSUV, y según reseña la propia Gobernación [1].

El gobernador ha resaltado en varios eventos públicos estos acuerdos que está desarrollando bajo convenios con empresas mixtas o  multinacionales chinas, pero la realidad ha demostrado que el pueblo venezolano no consigue los medicamentos a precios accesibles y continúan la escasez y el acaparamiento. Los trabajadores han denunciado en varias oportunidades las irregularidades que se estaban cometiendo en estas industrias.

Ahora,  pasado más de un año de este acto y en plena confrontación política internacional, con sanciones aplicadas por el imperialismo norteamericano y europeo más la falsa “ayuda humanitaria”, el empresario José María Massa Servitja, que no ha dejado nunca de colaborar con el sabotaje económico de la derecha y la burguesía, aprovecha los efectos del ataque sufrido al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) para decidir arbitrariamente suspender un turno de producción y con ello a 200 trabajadores, situación que agrava aún más la economía del país y en especial  en lo referido a este recurso tan importante. 

Son inaceptables estas agresiones de la burguesía contra el pueblo y los trabajadores, cuando incluso en estos momentos de crisis se ha permitido el ingreso de medicamentos que serán gestionados por la Cruz Roja Internacional, dejando en evidencia la falta de insumos medicinales para la población. Mantener la producción de los laboratorios nacionales puede ser de mucha ayuda, en aras de poder ofrecer una producción, distribución y adquisición inmediata de medicamentos a los sectores de la población que económicamente pueden adquirirlos.

Se le hace un llamado a los dirigentes de la Federación de Trabajadores de la Industria Química y Farmacéutica (FETRAMECA), Lili Rincón y Avidio Echenique, quienes son también diputados de la Asamblea Nacional Constituyente, que asuman esta denuncia, colocándose del lado del pueblo trabajador. Igualmente, se le conmina a que hagan acto de presencia en las diferentes empresas farmacéuticas, informando cuáles fueron los acuerdo que firmaron del contrato colectivo a espalda de los trabajadores, ya que el desconocimiento está generando gran preocupación, por la posibilidad de que éste no cubra las necesidades económicas, como ha pasado en anteriores discusiones de contratos colectivos. 

Se hace una llamado a las organizaciones de izquierda revolucionaria, sindicatos y comunidades para que se pronuncien y tomen acciones en rechazo de esta agresión del empresario José María Massa Servitja, dueño de  Laboratorios Leti, SAV. Es el momento de exigir el restablecimiento inmediato de los turnos de producción; garantizar la estabilidad laboral de los 200 trabajadores; el reenganche de los despedidos hace dos años, todos padres y madres de familias; así como el cumplimiento de todos los derechos laborales y convención colectiva, incluyendo la aplicación de medidas urgentes de control por los trabajadores y comisiones populares, sindicales, estudiantiles con participación libre y organizada para la verificación mensual de la producción, distribución y venta de medicamentos sobre la base de que la empresa presente información pública de la inversión y los libros contables de la empresa Laboratorio Leti, entre otras del sector.

Nota

[1] http://www.miranda.gob.ve/index.php/gobierno-de-miranda-reimpulsa-industria-farmaceutica-en-laboratorio-de-guarenas/