Ahora, después de que la niña consiguiera abortar, la iglesia pide la excomunión de los padres, los médicos y todo aquel que ayudara a abortar a la niña. Qué diferencia con la actitud de la Iglesia Católica ante los curas pederastas —a estos no sólo no se les excomulga sino que además siguen al servicio de la Iglesia— o del doble rasero utilizado con las monjas violadas y en algunos casos embarazadas en Somalia, a las cuales sí se las permitió abortar sin tener que excomulgarlas por su “pecado”.

Desaparecidas en Juárez

Otro ejemplo escandaloso de cómo funciona este sistema es el de las mujeres desaparecidas en Juárez (México). Desde 1993, en esta ciudad, más de trescientas mujeres han sido asesinadas y otras quinientas han desaparecido. Todas ellas tienen una característica en común muy significativa: eran trabajadoras de las maquiladoras o del sector servicios, algunas eran estudiantes. Ni una sola de ellas era de extracción burguesa o pequeño burguesa. En los últimos diez años, cada 15 días en esta ciudad es asesinada una mujer. Todas estas muertes y desapariciones están relacionadas con la degeneración y podredumbre de este sistema. Muchos de los cadáveres aparecen sin órganos lo que relaciona las muertes con el tráfico ilegal de órganos, muchas desapariciones se relacionan con la trata de blancas, la prostitución, orgías para ricos, etc.

Pero lo más escandaloso es que el gobierno no ha hecho nada para esclarecer esta situación, el gobernador incluso llegó a decir que se trataba de múltiples incidentes casuales provocadas por la forma de vestir de las víctimas ya que cuando desaparecieron “no iban precisamente a misa”. El gobierno, en lugar de investigar, organizó una campaña publicitaria con frases como: “Sube rápidamente al coche”, “vomita encima del que intente violarte”, “lleva un silbato en la mano”, “no te aventures en zonas solitarias”. Consejos insultantes, ya que, como se decía en un artículo del periódico mexicano La Jornada “las mujeres que trabajan en las maquiladoras no tienen automóvil ni llaves ni posibilidades económicas”.

Una cuestión de clase

Una vez más, el 8 de Marzo, en los medios de comunicación burgueses aparecerán multitud de artículos donde se nos dirá cuánto hemos avanzado las mujeres en nuestra igualdad, es verdad, todavía nos falta un poco, ¡pero debemos estar contentas con la situación porque nuestras abuelas estaban peor! Volverán a intentar desvirtuar este día presentándolo como el “día de la mujer”, cuando en realidad es el día de la mujer trabajadora. Los dos ejemplos anteriores demuestran que no da igual nacer mujer en el seno de una familia rica que en el de una familia trabajadora. A las mujeres trabajadoras todavía les queda mucho que luchar para alcanzar su emancipación, y por supuesto, también en Occidente, pero ésta no se conseguirá luchando junto a Ana Botella o Condoleeza Rice, etc., sino luchando hombro con hombro con nuestros hermanos, maridos, hijos... para acabar con este sistema que es el causante de los problemas que padece la clase obrera en su conjunto.


window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-148771171-1');