El 9 de septiembre se celebraba en Iruña el llamado “Privilegio de la Unión” (en conmemoración de la unificación los tres burgos de Iruña allá por 1423), donde pudimos encontrarnos a UPN-CDN celebrándolo junto con altos cargos policiales y eclesiástEl 9 de septiembre se celebraba en Iruña el llamado “Privilegio de la Unión” (en conmemoración de la unificación los tres burgos de Iruña allá por 1423), donde pudimos encontrarnos a UPN-CDN celebrándolo junto con altos cargos policiales y eclesiásticos.

Tras toda la polémica causada con el Euskal Jai y la falta de locales autogestionados, este acto conmemorativo era una clara oportunidad de hacer pública la protesta.

Fueron varios los jóvenes que se encaramaron a la fachada de la catedral, colgando carteles en los que podía leerse “Gaztexeak aurrera”, mientras que dos chicas, una vestida de ángel y otra de demonio, treparon a la fachada para manifestar, como decía su pancarta, que “ángeles y demonios nos quieren dejar en cueros”.

Las personas que permanecían al pie de la catedral no dejaron de apoyarlos.

La policía, mientras tanto, se centró en disolver la concentración, hasta que consiguieron hacer bajar a los jóvenes de la fachada y se los llevaron a comisaría, acompañados de otros dos chicos detenidos por repartir papeles informativos sobre la situación de la juventud en Iruña por la falta de locales alternativos.

El 16 de septiembre, al cumplirse un mes del desalojo y derribo del Euskal Jai, se celebraba en el Ayuntamiento un pleno para tratar sobre los posibles usos que podría dársele al solar del Euskal Jai. El malestar vecinal por su falta de participación en la toma de decisiones respecto a algo que les afecta, se demostró una vez más en la concentración celebrada ese mismo día a las 19:00 frente al Ayuntamiento, a la que acudió gran cantidad de gente.

La gente no permanece impasible ante esta clara falta de consulta popular en la que Yolanda Barcina hace y deshace las cosas a su gusto.

Ahora toda la atención está centrada en el Gaztetxe Tximista de Iturrama, el único que ha sobrevivido a la oleada de desalojos. Veremos que ocurre.

A pesar de toda la oposición que se le ha presentado, sabemos que UPN va a seguir con su programa en el que incluye recortes democráticos de todo tipo como hemos podido ver: la ley del euskara, ley de símbolos, desalojo indiscriminado de locales, etc.

Por lo tanto es evidente que en Navarra lo que necesitamos es una alternativa clara de izquierdas que pase por unir a todos los jóvenes y trabajadores en contraposición a las propuestas que nos ofrecen UPN-CDN.


window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-148771171-1');