Han sido dos años de movilización masiva de la juventud. Dos años de movilización que respondían a cada uno de los ataques lanzados por el gobierno de la derecha. Una y otra vez, los estudiantes de todo el Estado hemos salimos a la calle para protestar contra la política educativa del PP y, de nuevo el 4 de marzo, días antes de las elecciones, los estudiantes volvimos a salir a la calle para protestar contra el PP.

Los acontecimientos no pasan de largo. Siempre dejan un poso, una experiencia que se va acumulando. Los años de lucha en defensa del derecho a una educación de calidad y a un futuro digno para los hijos de los trabajadores, han calado en miles de jóvenes que se movilizaron contra el gobierno del PP. Además los ataques continúan y los que los sufrimos no nos resignamos. Y es que tras la reaccionaria ley contra la calidad de la enseñanza vinieron sus desarrollos: reválida, adoctrinamiento religioso, más pruebas y más trabas para evitar que los hijos de los trabajadores accedamos a la Universidad... Por eso una y otra vez los estudiantes salimos a la calle.

El Sindicato de Estudiantes contra el PP

El 4 de marzo fue una nueva oportunidad para demostrarlo. En plena campaña electoral, desde el Sindicato de Estudiantes quisimos poner, una vez más encima de la mesa, los problemas de la juventud: privatización de la enseñanza y elitízación, precariedad laboral, recortes a nuestros derechos democráticos... Queríamos denunciar la política reaccionaria del PP y también posicionarnos ante las elecciones.

En más de cincuenta ciudades de todo el Estado los jóvenes salimos a la calle. En Extremadura y en Euskadi, en Madrid y en Catalunya, en Murcia y en Aragón, los problemas de la juventud son los mismos y la respuesta también. Las manifestaciones más destacadas fueron las de Madrid con 20.000 estudiantes y la de Barcelona con 50.000. Que duda cabe que la ofensiva lanzada por el PP contra el gobierno tripartito de Catalunya animó a muchos jóvenes a movilizarse. Cuatro mil en Valencia, tres mil en Sevilla, dos mil en Salamanca... En total, más de cien mil estudiantes en todo el Estado participaron en la Jornada de Lucha, mostrando su rechazo al PP.

Fueron manifestaciones con un gran ambiente, muy politizadas, donde los estudiantes improvisamos ácidas consignas contra Rajoy, Aznar o la Conferencia Episcopal. Estudiantes, mayoritariamente de instituto, sin los prejuicios sembrados por la derecha contra las organizaciones de izquierdas, con ganas de luchar y participar; estudiantes que tenemos muy claro de qué lado de la barricada estamos. Por eso, los asistentes aplaudían a rabiar cuando nuestra compañera Miriam Municio explicaba nuestras propuestas contra el adoctrinamiento religioso y la represión, exigiendo que se dediquen para la educación pública los ingentes recursos que hoy chupa la educación privada o los gastos militares en Iraq; y cuando exigía un puesto de trabajo digno al acabar los estudios o, por ejemplo, cuando Fausto Fernández de IU, que habló en la manifestación de Madrid, pidió el voto para los 16 años.

Obreros y estudiantes

Desde el Sindicato de Estudiantes siempre nos hemos movilizado con los trabajadores. También en esta ocasión. En Sevilla nos movilizamos con los trabajadores de Tabacalera y con los de astilleros (Izar) que al día siguiente marcharon sobre Madrid exigiendo el mantenimiento de sus puestos de trabajo. También en Madrid estuvieron trabajadores de Nissan; en Gijón participaron con nosotros los de la Suzuki; en Girona estuvieron los de Musersa (limpieza); en Granada las trabajadoras de la Casa de Acogida y en Tarragona las subcontratas de Repsol y trabajadores de Tabacalera. Una jornada, en definitiva, en la que volvimos a salir a la calle para luchar por nuestro futuro.

En esta ocasión tampoco hubo problemas, salvo los que intentó causar la policía... sin éxito. En Albacete y en Oviedo trataron de impedir que nos manifestáramos ilegalizando la manifestación... no lo consiguieron. En Salamanca el día anterior a la jornada de lucha, una sentencia nos obligaba a pagar 600 euros por una manifestación contra la guerra, un serio aviso para meternos miedo... no lo consiguieron. En Madrid trataron de boicotear el final de la manifestación asustando a los asistentes y en Barcelona infiltraron agentes ente los participantes, querían reventarla utilizando lúmpenes para sus objetivos... no lo consiguieron.

Lo intentaron con todas sus fuerzas y utilizando todo tipo de artimañas, pero no lo consiguieron. Por eso no nos sorprendería que dentro de un par de meses recibiéramos alguna multa de alguna de las manifestaciones, rabiosos como están por no haber conseguido sus objetivos de amedrentarnos para evitar la lucha.

En definitiva, la jornada de lucha fue un rotundo éxito. Los estudiantes entramos en campaña luchando, tomando las calles y reivindicando un gobierno de izquierdas pero un gobierno de izquierdas que defienda un verdadero programa de izquierdas; un gobierno de izquierdas que utilice la riqueza que genera la sociedad, para cubrir sus necesidades. Este el único programa que pude solucionar nuestros problemas y animar a participar a aquellos jóvenes que aún no lo hacen.


window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-148771171-1');