El pasado lunes 27 de septiembre la ministra de Educación presentó las propuestas del nuevo gobierno del PSOE para una nueva reforma educativa. La movilización masiva de jóvenes y trabajadores, que terminó con el gobierno de la derecha, ha presionadoEl pasado lunes 27 de septiembre la ministra de Educación presentó las propuestas del nuevo gobierno del PSOE para una nueva reforma educativa. La movilización masiva de jóvenes y trabajadores, que terminó con el gobierno de la derecha, ha presionado al nuevo gobierno del PSOE a retirar las medidas más reaccionarias que la burguesía quería imponer en el sistema educativo. Desde luego es muy positivo que no vaya a haber reválida, ni doble criba para poder acceder a la universidad y que también se renuncie a los itinerarios apostando por más desdobles y por potenciar los cursos de diversificación. Asimismo es también importante que la religión no sea ni obligatoria ni evaluable. Por otro lado hay una serie de puntos que deben ser desarrollados o mejorados sustancialmente para garantizar una enseñanza pública de calidad para los hijos de los trabajadores:

· Todas las medidas que alejen a los estudiantes de los itinerarios del PP y de la segregación son valoradas positivamente por el Sindicato de Estudiantes: desdobles, diversificación, etcétera, pero es evidente que para luchar de forma efectiva contra el fracaso escolar es imprescindible una inyección económica extraordinaria para la educación pública. El Sindicato de Estudiantes ha propuesto al Ministerio alcanzar en esta legislatura el 7% del PIB en la educación pública y, para cubrir la degradación que ha sufrido en estos últimos años, un Plan Extraordinario de Inversión, durante dos años, de 6.000 millones de euros para la educación pública.

· Que el gobierno haya retirado la reválida y la doble criba para acceder a la universidad es muy importante para nosotros. Ahora bien, seguimos exigiendo el libre acceso a la universidad para lo cual se requeriría construir 250.000 plazas nuevas. En este punto no aceptaremos ninguna medida cosmética o que suponga un endurecimiento de la prueba actual. La selectividad sigue siendo una criba sin otro objeto que impedir el acceso a la universidad de los hijos de los trabajadores. Es una gran mentira que sobren licenciados: Esa idea la defiende la derecha porque el futuro laboral que los empresarios necesitan para la juventud es el de la precariedad, el trabajo basura y la mano de obra barata y sobreexplotada. El conflicto de astilleros vuelve a confirmar esta realidad.

· En cuanto a la religión, nos parece positivo que deje de ser materia obligatoria y evaluable. Es sin duda un duro golpe para la jerarquía de la iglesia católica que se frotaba las manos ante el negocio financiero y doctrinario que el PP quería ponerle en bandeja. Sin embargo, recordamos al gobierno que las movilizaciones que la comunidad educativa protagonizamos en estos últimos cursos, demandaban que la religión saliera de los centros de estudios. Ya existen asignaturas como historia o filosofía donde se puede explicar el papel de la religión en el mundo.

· Algo que no podemos olvidar es el tema de los derechos democráticos de los estudiantes. Durante el gobierno PP la represión se ha cebado con los estudiantes, especialmente con los afiliados a nuestra organización. Exigimos al nuevo gobierno que esta situación cambie en 180 grados: Tiene que reconocerse el derecho a huelga de los estudiantes, el derecho a reunión en hora lectiva y la paridad en los Consejos Escolares para así poder ejercer derechos democráticos fundamentales.

· Pero sin duda el punto más importante, el que más efectos nefastos tiene sobre la educación pública es la paulatina privatización de la enseñanza. En los últimos años cada vez más recursos que tendrían que destinarse a nuestros institutos se fueron desviando como subvenciones o conciertos a la educación privada, al bolsillo de los que entienden la educación como un negocio (en su propio beneficio). Estos sectores reclaman la “libertad de elección de centros” ¡Qué falacia! Este curso vuelven a faltar plazas en los ciclos formativos públicos, no hay plazas públicas en infantil y colegios e institutos dan clases en barracones. Desde el Sindicato de Estudiantes seguimos exigiendo la red única, no destinar ni un euro más a enriquecer a la patronal de la educación privada (que mayoritariamente son congregaciones religiosas) y todos esos recursos invertirlos en la educación pública. Las declaraciones de la Ministra planteando que dará ayudas extras para que los centros concertados acepten escolarizar inmigrantes desde luego no demuestran una voluntad clara de apostar por la educación pública, más bien todo lo contrario.

El Sindicato de Estudiantes sigue exigiendo la derogación de la LOCE, la LOU y la LOCFP. El gobierno tiene una oportunidad histórica de llevar a delante una reforma educativa en beneficio de los hijos de los trabajadores, elaborada con la participación consciente de toda la comunidad educativa, que apueste por una educación pública democrática, gratuita, laica y de calidad que es precisamente el sentir de los jóvenes y trabajadores a los que, con sus movilizaciones, debe el PSOE estar en el gobierno.

La derecha va a presionar en sentido contrario: los intereses de la burguesía, que dirigían la mano del PP, siguen siendo los mismos y no van a renunciar a ellos. El gobierno no puede servir a dos amos a la vez: o sucumbe a las presiones de la patronal de la privada y de la jerarquía eclesiástica o cumple con su base social: la clase obrera. Desde luego la juventud y los trabajadores, y con ellos el Sindicato de Estudiantes, están dispuestos a salir a la calle a defender y a impulsar las medidas de izquierdas que necesita la enseñanza pública.

Juanjo López

Comisión Permanente del SE


window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-148771171-1');