Caracas. Un batallón de voluntarios con mochila a cuestas, llenas de bombillos, se despliega por todo el país para colocar los focos llamados ahorradores.

La meta del Gobierno de sustituir 52 millones de bombillos se cumplirá antes de lo previsto; en abril, y no junio, será cuando terminen su tarea los brigadistas de la Misión Revolucionaria Energética.

Dependiendo del lugar, cambiar los bombillos de una casa puede tomar sólo unos minutos. Sin embargo, los voluntarios también se han encontrado con que tienen que sustituir hasta 15 lámparas en una casa.

Los obstáculos no faltan. Algunos miembros del Frente Francisco de Miranda han tenido que montarse en burro para llegar a los sitios más intrincados del país y cumplir su misión. Ellos no cobran por su esfuerzo. Para lograr la meta, se cuenta con la participación de 3.800 trabajadores sociales cubanos y venezolanos.

El coordinador de la Misión Energética, Manuel Deza, explicó que han evaluado el trabajo hecho, desde que comenzaron en noviembre de 2006, lo que arrojó una alta satisfacción entre los beneficiarios. Desde que comenzó el plan se han ahorrado 800 megavatios, de los 2 mil que tiene previsto economizar el Gobierno.

Trabas. Deza cuenta que una de las trabas del programa ha sido la ausencia de personas en las casas para recibir a los voluntarios, principalmente en las urbanizaciones. "La forma de vida de este sector de la población es distinta. En la mayoría de los hogares de clase media, las parejas y las familias en general salen a trabajar. En cambio en las comunidades humildes, generalmente, la ama de casa o la abuelita se quedan con los niños, lo que facilitó la ejecución del programa en esas zonas", dijo.

Algunos habitantes de municipios como Chacao y Baruta están reacios a que los brigadistas con franelas y gorras rojas les cambien las luces de sus hogares. Varios propietarios expresaron su desconfianza por el hecho de permitir que extraños entren a sus casas, por la inseguridad. Deza aclara que el cambio de luces no es obligatorio. Pero, a diferencia de las urbanizaciones, la Misión Energética ha entrado a los barrios más intrincados con la colaboración de los vecinos y de los miembros de la Misión Barrio Adentro.

Las brigadas salen a trabajar con líderes vecinales, quienes garantizan su seguridad y el acceso a las casas. Van en grupos de tres personas a sustituir los bombillos.

Alternativas. Para tratar que la sustitución de bombillos se mantenga en el tiempo, el Gobierno evalúa la alternativa de instalar en el país una fábrica de estos ahorradores para dar fácil acceso al producto con precios solidarios. Actualmente el mercado se abastece con bombillos importados.

Por ello el Ejecutivo estudia la posibilidad de que se apliquen medidas que permitan la disminución de costos, como excepciones arancelarias, de manera que el precio en el mercado sea más competitivo.

El Gobierno prevé que con el tiempo los incandescentes estarán en desuso, por la preferencia que tendrá el ahorrador.

Balance. Dos estados del país cumplieron su meta de sustitución de bombillos: Nueva Esparta (759 mil) y Amazonas (121.475). Las entidades con más número de luces por cambiar son: Miranda (7 millones) y Zulia (5 millones). Hasta ahora en Miranda se sustituyeron 4 millones de focos. Los próximos estados a terminar son: Anzoátegui, Falcón y Zulia.

Muchos de los que participan en el programa son trabajadores sociales provenientes de Cuba. El aumento del uso de la electricidad ha preocupado al Gobierno, que señala que la demanda ha crecido en los últimos tres años.


window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-148771171-1');